Managua. El gobierno de Nicaragua dio por concluido el diálogo con la oposición, a la que acusó de ausentarse de la mesa de negociaciones que busca una salida a la crisis política, afirmó este jueves el nuncio apostólico Waldemar Sommertag.

La instancia de negociaciones “culminó con la ausencia definitiva de la otra parte”, según se indicó en una carta enviada el pasado martes a la Nunciatura por el canciller Denis Moncada, jefe de la delegación oficial en el diálogo, dijo a la AFP el nuncio Sommertag.

La posición del gobierno también habría sido notificada a la Organización de Estados Americanos (OEA), que ha servido de testigo de las negociaciones junto al nuncio.

Sin embargo, la opositora Alianza Cívica por la Justicia y la Democracia (ACJD), interlocutora en la mesa de negociación, no recibió la notificación, afirmó uno de los líderes de ese colectivo, el académico Carlos Tünnerman.

El opositor, un exdiplomático, rechazó el argumento gubernamental para cerrar el diálogo.

“Quien ha puesto una loza a la mesa de negociación es el gobierno, porque nosotros dijimos que suspendíamos temporalmente nuestra asistencia como protesta” por la falta de cumplimiento de los acuerdos y la muerte de un manifestantes encarcelado, dijo Tünnerman.

La Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) lamentó la falta de diálogo, “en un contexto de persistencia de violaciones a los derechos humanos y ante la necesidad de reformas que garanticen la no repetición” de los hechos ocurridos.

Además, la CIDH destacó que la crisis de derechos humanos persiste en Nicaragua, con persecución de opositores, falta de investigación de los asesinatos y la suspensión de las libertades públicas.