Madrid.- La policía española detuvo hoy a casi 60 personas en una operación contra la mafia china en España, y entre los arrestados están un concejal socialista de la localidad de Fuenlabrada, sur de esta capital, y el actor porno Nacho Vidal.

La Operación Emperador investiga el lavado de dinero y otros delitos económicos, de más de 100 personas entre chinos y españoles y las detenciones se han realizado en las provincias de Madrid, Barcelona, San Sebastián, Valencia, Málaga y Zamora.

El juez de la Audiencia Nacional, Fernando Andreu, ordenó la detención de 108 personas, los registros de 120 inmuebles (entre naves industriales, almacenes, oficinas y domicilios).

El jefe de la trama es el chino Gao Ping, quien es conocido por su afición al arte y filantropía, y que fue arrestado en Madrid.

Además, se detuvo al concejal del Partido Socialista Obrero Español (PSOE) en Fuenlabrada, José Borrás, ya que en esa localidad está uno de los mayores polígonos de productos chinos en España, llamado Cobo Calleja .

La policía aprehendió en Barcelona, noreste de España, al actor porno Ignacio Jordá, conocido como Nacho Vidal, y a su hermana María José Jordá, cuyo esposo facturaba a nombre de la productora de cine pornográfico de su cuñado para lavar dinero de la trama.

La operación investiga en su mayoría delitos de carácter económico, como son lavado de dinero, contrabando, fraude a Hacienda, asociación ilícita, usurpación de identidad; pero también algunos colaterales como extorsión y prostitución.

Las investigaciones estiman que esta organización sacaba de España unos cinco millones de euros (unos seis millones 500 mil dólares) al mes de forma ilícita, para depositarlos en paraísos fiscales y bancos de China.

La forma de operar era mediante la declaración de sólo el 10% de grandes contenedores con productos chinos llegados a España, que eran vendidos en diversos comercios minoristas, y las ganancias eran sacadas del país en pequeñas cantidades en bolsas de plástico.

Asimismo, invertían dinero en crear nuevas tiendas en las que distribuían esos productos, y se cree que recibían un trato prioritario de parte de inspectores de comercio, por lo que se investiga también a abogados y gestores de cuentas.

klm