Bruselas. Los líderes de la Unión Europea (UE) consiguieron este martes superar sus divisiones para designar nombramientos para los altos cargos del bloque donde la ministra de Defensa alemana, Ursula von der Leyen, fue elegida para ser la futura presidenta de la Comisión Europea.

Von der Leyen “ocupará el nuevo puesto con mucha prudencia y compromiso”, afirmó la canciller alemana, Angela Merkel, sobre quien se convertirá en la primera mujer al frente del ejecutivo comunitario.

Ursula von der Leyen es de la misma filiación conservadora que la canciller Merkel, quien la nombró ministra de Asuntos de Familia y Juventud en el 2003, cargo que una década después dejó por el ministerio de Defensa, la primera mujer en ese puesto. Se ha mostrado partidaria de una mayor integración de los estados que forman la UE, con medidas como la creación de una armada europea. En el 2011 declaró que su objetivo sería llegar a unos “Estados Unidos de Europa”.

Además de la germana, los líderes nombraron al actual primer ministro belga, Charles Michel, como próximo presidente del Consejo Europeo; el ministro español Josep Borrell se convertirá en el alto representante para la política exterior de la UE, mientras que la francesa y dirigente del Fondo Monetario Internacional, Christine Lagarde, quedará al frente del Banco Central Europeo (BCE).

El presidente del Consejo Europeo, Donald Tusk, celebró “un perfecto equilibro de sexos” con dos hombres y dos mujeres. Lagarde también se convertirá en la primera mujer al frente de la institución monetaria europea. Lagarde dijo sentirse “honrada” de haber sido nominada para la presidencia del BCE y que renunciará a sus responsabilidades en el FMI durante el periodo de nominación.

Al frente de la diplomacia europea, para suceder a Federica Mogherini, Josep Borrell volverá al primer plano de la escena europea, donde ya tuvo un renacer político hace 15 años después de haber visto frustrado su deseo de gobernar España en el 2000. El político se define como “un corredor de fondo” y se destacó en los últimos meses por sus enérgicas críticas al separatismo en su región de origen, Cataluña. Tropiezos para acuerdo final

El acuerdo sí llegó entre los jefes de Estado y de gobierno, que en dos sesiones previas habían fracasado por la propuesta del socialista holandés Frans Timmermans para la presidencia de la comisión, a petición del presidente francés, Emmanuel Macron, quien después hizo las nuevas sugerencias. Luego del denominado acuerdo de Osaka, conformado en la Cumbre del G20 en Japón, donde superaron está nominación y que las tres familias políticas: PPE (derecha), socialdemócratas y liberales desecharon para dar paso a la aceptación de los altos cargos propuestos y discutidos este martes.

Este miércoles se hará la elección del presidente al Parlamento Europeo, quien sustituirá al saliente Antonio Tajani.