Londres. La cámara de los Comunes rechazó con 325 votos frente a 306, la moción de censura presentada por el Partido Laborista contra el gobierno de Theresa May, quien a partir de ahora espera poder centrarse en la renegociación del pacto de salida británica de la Unión Europea (UE).

Durante un agrio debate entre May y el líder laborista Jeremy Corbyn, la primera ministra dejó entrever que puede ser necesario un retraso de la fecha prevista para el Brexit, que es el 29 de marzo del 2019, para poder implementar el plan que salga de una nueva ronda de discusiones en Bruselas y Londres.

Algunos parlamentarios creen que puede ser necesario algo más que un simple retraso técnico, especialmente si el acuerdo de May vuelve a ser derrotado en las próximas semanas. En este escenario, podrían ser necesarios varios meses para buscar un plan alternativo que tenga mayoría en la Cámara de los Comunes o, según defienden algunos diputados, para convocar un nuevo referéndum para que los británicos tomen una decisión. Según el diario The Times, la UE podría contemplar un retraso hasta el 2020 en este escenario.

Estrategia laborista

Los apoyos a la celebración de otro plebiscito pueden aumentar en función de la estrategia que adopte en los próximos días el líder laborista Jeremy Corbyn.

Corbyn justificó su moción de censura por la conveniencia de ir a unas elecciones generales que permitan elegir un nuevo Parlamento y gobierno con capacidad para renegociar el Brexit. La idea central del jefe de la oposición es ir hacia un Brexit que permita a Reino Unido seguir dentro de la unión aduanera (lo que permitiría intercambiar bienes y productos sin controles) y mantener una estrecha vinculación con el mercado común.

Pero ante la derrota de la moción (que no salió adelante porque todo el Partido Conservador y sus aliados del Partido Unionista Irlandés se manifestaron en contra, pese a sus dudas sobre el plan del Brexit de May), los parlamentarios laboristas podrían dar un giro a su estrategia.

Conversaciones

Tras conocerse el resultado de la moción de censura, May dijo asumir con responsabilidad el respaldo de la Cámara, y aseguró estar dispuesta a abrir conversaciones con los líderes de todos los partidos para “identificar una vía de implementación del Brexit que tenga el respaldo mayoritario del Parlamento”.

May presentará el próximo lunes una moción en el Parlamento con su plan para renegociar el Brexit. Esta moción podrá ser enmendada por otros grupos parlamentarios, lo que permitiría proponer una salida más suave de la UE o un nuevo referéndum.