El presidente Donald Trump expresó su confianza de que el dictador norcoreano Kim Jong-un es “serio” sobre negociar una posible desnuclearización, pero reconoció que hay “una posibilidad muy significativa” de que su cumbre con Kim no pueda producirse el 12 de junio, como estaba previsto.

“Nunca se sabe lo que ocurre con los acuerdos”, indicó Trump al reunirse en la Oficina Oval de la Casa Blanca con el presidente de Corea del Sur, Moon Jae-in.

“Si no es en esa fecha, quizá ocurra más tarde, quizá ocurra en un momento diferente”, expresó.

“Pero hay una buena posibilidad de que tengamos la reunión en algún momento”, garantizó.

La incertidumbre viene después de la reciente retórica de línea dura de Pyongyang, que ha alarmado a los funcionarios de la administración Trump y ha complicado la planificación de la cumbre.

Un asesor de alto rango de Kim la semana pasada atacó al asesor de seguridad nacional John Bolton, quien sugirió que se esperaría que los norcoreanos abandonaran por completo su programa de armas nucleares antes de recibir beneficios recíprocos de Estados Unidos.

Los funcionarios de la administración han enfatizado que Trump sigue comprometido con reunirse con Kim, pero tienen que fijar detalles clave para la cumbre, incluida la agenda y la logística de seguridad.

Trump volvió a asegurar que si Kim llega a un acuerdo sobre desnuclearización con Estados Unidos, se garantizará su permanencia en el poder; pero evitó repetir su amenaza de que, si las negociaciones fracasan, Washington podría asegurarse de que el régimen norcoreano sea derrocado.

“Garantizaremos su seguridad (si hay un acuerdo). (Kim) estará seguro, será feliz y su país será rico”, afirmó Trump.

“Corea del Sur, China y Japón, he hablado con todos ellos y estarían dispuestos a ayudar y creo que a invertir grandes cantidades de dinero para ayudar a que Corea del Norte sea grande”, agregó.

También insistió en que la reciente visita de Kim a China podría haberle hecho cambiar de opinión sobre sus negociaciones con EU, al asegurar que hubo “una diferencia” en él cuando volvió de ese viaje al gigante asiático.

“Estoy muy decepcionado porque cuando Kim tuvo su segunda reunión con Xi hubo un cambio en su actitud y eso no me gusta”, afirmó.

Moon, por su parte, aseguró tener una “confianza completa” en que “Trump podrá conseguir el logro histórico de una cumbre exitosa con Corea del Norte”.

“No escatimaré ningún esfuerzo para proporcionar todo el apoyo necesario”, prometió Moon y añadió que “el destino y el futuro de la península coreana dependen de esto”.

El consejero de seguridad nacional de Corea del Sur, Chung Eui-yong, dijo a los periodistas que viajaban con Moon desde Seúl que la cumbre entre Estados Unidos y Corea del Norte aún es probable que suceda.

“Creemos que hay 99.9% de posibilidades de que la cumbre entre Corea del Norte y Estados Unidos se celebre como está previsto”, dijo. “Pero nos estamos preparando para muchas posibilidades diferentes”.