Para una convivencia universal en un mundo donde parece haber competencia de civilizaciones, el secretario de Relaciones Exteriores, Marcelo Ebrard, consideró que la cultura es un espacio que América Latina y el Caribe puede proponer al resto del mundo.

"Alguien dirá, bueno eso suena ilusorio, pero yo me preguntaría, ¿qué grandes logros de la humanidad no empezaron siendo calificados como ilusorios o imposibles? El primer conformismo es pensar en pequeño. Y de ese conformismo, se llega al cinismo", puntualizó en el marco de la inauguración del Encuentro Latinoamericano “México ante los extremismos: el valor de la cultura frente el odio" donde también participó el expresidente de Uruguay, José Mujica para dictar la conferencia magistral, “En defensa de nuestros pueblos”.

Mujica consideró que la actual lucha es contra el fanatismo y el odio.

"No puede haber una cultura progresista que cultive el odio. Creo que las relaciones tienen que pelear por la lucha permanente de despojarse de los crímenes de odio", dijo.

Agregó que el fanatismo y el odio son contrarios a la sabiduría y la felicidad.

"Lo más hermoso en esta pelea sería la unidad latinoamericana... vale la pena pelear por eso porque incluso nos da causas para vivir", destacó.