La Paz.- Organizaciones de la prensa y de derechos humanos de Bolivia cuestionaron este sábado la decisión del gobierno de enjuiciar a una agencia católica de noticias y dos periódicos privados por reproducir unas polémicas declaraciones del presidente Evo Morales.

"Hemos recibido esta noticia con verdadera alarma, preocupación y rechazo por este nuevo intento de criminalizar y penalizar el ejercicio periodístico sobre la base de una acusación falsa", afirmó a varios medios el presidente de la Asociación de Periodistas de La Paz, Antonio Vargas.

El gobierno de Morales informó el viernes que presentó ante la justicia ordinaria una demanda penal por "difusión e incitación al racismo o la discriminación" contra la católica Agencia de Noticias Fides (ANF) y los periódicos privados Página Siete y El Diario, porque -según el gobierno- "distorsionaron" unas declaraciones del mandatario.

Las declaraciones de Morales realizadas hace una semana en un acto publico en el complejo religioso de Tiwanaku y objeto de la polémica fueron las siguientes: "En el oriente boliviano, donde todo el año se produce, yo digo: solamente por falta de voluntad podemos ser tan pobres o no poder tener alimentos, mientras en el altiplano es diferente, si hay heladas y no hay lluvia, si hay granizada no hay alimentos, es una verdad esto, pero en el oriente no, sólo por flojos podemos hambrear".

Sobre esta declaración, ANF, con más de 50 años de servicio y bajo propiedad de la católica Compañía de Jesús, tituló: "Evo dice que si se hambrea en oriente es por flojera". Página Siete, por su parte, publicó: "Evo acusa de flojos a los habitantes del oriente" y El Diario señaló que "Morales opina que el oriental es flojo y le critican por discriminador".

El oriente, la región más rica del país, es un bastión de la derecha, que Morales pretende conquistar políticamente.

La presidenta de la Asamblea Permanente de Derechos Humanos de Bolivia, Yolanda Herrera, afirmó a la radio privada Erbol que "mientras no se sustente de manera transparente, clara, las demandas que se están produciendo, se puede considerar evidentemente que se está generando y se está atentando contra la libertad de expresión y la ciudadanía espera voces diversas de la soberanía".

ERP