Más de diez millones de personas están siendo afectadas por la peor sequía en 60 años en el Cuerno de Africa y necesitan con urgencia ayuda humanitaria para enfrentar la desnutrición en algunas regiones, declaró el martes la ONU.

En el Cuerno de Africa, " más de 10 millones de personas están afectadas a un nivel u otro por la sequía que dura desde hace años", indicó la portavoz de la Oficina de Coordinación de Asuntos humanitarios (OCHA) de la ONU, Elisabeth Byrs.

"No se ha visto tal sequía desde hace 60 años en algunas zonas pastorales", agregó, explicando que la falta de lluvias había provocado "hoy una crisis alimentaria importante en esta región del mundo".

"En varias regiones lejos de las costas de Kenia, de Etiopía y de Somalia" se está cerca de la hambruna", precisó.

La desnutrición de los niños es particularmente importante, señaló la ONU. "Los índices en las regiones más afectadas son más del doble del nivel de urgencia del 15% y debería aumentar, precisó la portavoz.

"En Somalia, un niño de cada tres está desnutrido", agregó.

Según datos de la ONU, la sequía afecta a 3.2 millones de personas en Kenia, 2,6 millones en Somalia, 3.2 millones en Etiopía y 117,000 en Yibuti.

Esta sequía fue causada por un déficit de lluvia desde hace dos años, que afectó las cosechas y provocó un aumento de los precios de los cereales. Ello dificulta enormemente el acceso a la alimentación, y afecta a los pastores cuyo ganado sufre igualmente de la situación.

Esta sequía ha causado además desplazamientos masivos de las poblaciones. Según cifras del Alto Comisionado de la ONU para los Refugiados (ACNUR), publicadas el viernes, unos 20,000 somalíes llegaron estas dos últimas semanas al campamento de refugiados de Dadaab, en el noroeste de Kenia.

"Muchos de ellos han caminado durante días, están agotados, enfermos, buscando desesperadamente alimentos y agua", según la OCHA.

"Más de la mitad de los niños que llegan del sur de Somalia a los campos de refugiados sufren de desnutrición", insiste la Oficina.

RDS