La Habana. Los disidentes cubanos se comprometieron ayer a seguir adelante con su lucha por más derechos políticos y civiles tras la muerte del destacado activista Oswaldo Payá en un accidente automovilístico. Los gobiernos extranjeros de EU y la Unión Europea enviaron mensajes de condolencia.

Payá ganó fama internacional como el principal organizador del Proyecto Varela, una unidad de recolección de firmas solicitando a las autoridades un referéndum sobre la garantía de los derechos como la libertad de expresión y de reunión. La iniciativa lanzada hace una década fue considerada como la mayor campaña no violenta para cambiar el sistema de Fidel Castro.

Payá murió la tarde del domingo junto a Harold Cepero Escalante, en el accidente en La Gavina, 800 kilómetros al este de la capital. Las autoridades expusieron que el conductor del coche de alquiler, que llevaba a Payá y Cepero, perdió el control y chocó contra un árbol.

La administración del presidente Barack Obama lamentó el fallecimiento de Payá.

Paya fue un campeón incansable por más derechos cívicos y humanos en Cuba. Dio décadas de su vida a la lucha no violenta por la libertad y la reforma democrática en Cuba , manifestó la Casa Blanca a través de un comunicado.

Mitt Romney expuso: La causa de la libertad en Cuba ha perdido una de sus voces más fuertes y respetados líderes , y calificó la muerte de Payá como profundamente dolorosa e indignante .