La Habana. Cuba tiene esperanza de que el presidente estadounidense, Joe Biden, revierta rápidamente las 200 sanciones impuestas por Donald Trump y reanude una política de distensión, dijo Carlos Fernández de Cossío, principal diplomático de Cuba a cargo de las relaciones con Estados Unidos, al señalar que la nueva administración posee el más profundo conocimiento del país caribeño en seis décadas.

Si bien estas medidas lo ayudaron a ganar el Estado de Florida con su gran población cubano-estadounidense en las elecciones de noviembre, empeoraron la difícil situación de los cubanos, al hundir aún más en una crisis la economía y profundizar la división entre las familias de ambas naciones.

"Lo que no hay duda es que se puede revertir todo en el corto plazo si esa fuera la voluntad del Gobierno", expresó Fernández de Cossío al reiterar la posición de Cuba de que no haría concesiones políticas a cambio de una flexibilización de las sanciones, aunque La Habana está abierta a un diálogo en beneficio mutuo.

Una de las mayores esperanzas de los cubanos es que Biden reabra su consulado en La Habana para retomar el ritmo en el procesamiento de las visas. El consulado ha estado cerrado tras una serie de incidentes de salud inexplicables entre los diplomáticos estadounidenses en la isla.