Unos 222,000 cubanos obtuvieron licencias para trabajar en forma privada desde que el gobierno de Raúl Castro amplió esa opción en octubre, con lo que suman más de 300,000 los que están autorizados, se informó este sábado oficialmente.

"Hasta el pasado 30 de abril, 309,728 personas en Cuba ejercían el trabajo por cuenta propia (privados), y de ellas, 221,839 constituían nuevas autorizaciones", señaló un informe del Ministerio del Trabajo y Seguridad Social (MTSS), publicado en el diario oficial Granma.

El 68% de los solicitantes "no poseían vínculo laboral (estaban desempleados)", mientras que "los jubilados y trabajadores estatales representan cada uno el 16%", añadió el texto.

Como parte de las reformas que emprendió Raúl Castro para hacer eficiente la economía cubana, avaladas en abril por el VI Congreso del Partido Comunista (PCC, único), el Gobierno prevé el cierre de más de 1 millón de empleos estatales de los 4.2 millones existentes y la apertura del trabajo privado para absorber a la mayoría de los que queden cesantes.

Este proceso, que tenía previsto los primeros 500,000 despidos este año, se hará gradualmente, pues según dijo esta semana el mandatario "una tarea de esta dimensión, donde se incluyen tantas personas, requiere de tiempo, de crear las condiciones organizativas para su implementación".

Según el MTSS, el 22% (49,349) de los nuevos trabajadores privados se dedica a vender alimentos en pequeñas cafeterías de paso o en los restaurantes autorizados (paladares), una de las actividades más solicitadas junto con la transportación de pasajeros o de carga y la venta de artículos del hogar.

Otros 38,704 ejercerán como trabajadores contratados, modalidad que, según el Ministerio, "deberá continuar incrementándose" a partir de la decisión del Gobierno anunciada el martes de permitir la contratación de mano de obra en toda la economía.

Hasta ahora la contratación de mano de obra era una posibilidad reservada al Estado y a 83 de los 178 oficios del trabajo privado, autorizados en octubre.

RDS