La presidenta argentina, Cristina Kirchner, ordenó a la Secretaría de Inteligencia que desclasifique información relacionada con la investigación del atentado contra la mutual judía AMIA de 1994, solicitada la semana pasada por el fiscal de la causa, Alberto Nisman, que murió de un disparo el domingo 18 de enero.

La Presidencia argentina informó en un comunicado que el secretario de Inteligencia (SI), Oscar Parrilli, notificó el lunes a la jueza federal María Servini de Cubría que, por "expresa instrucción de la Presidenta de la Nación", autorizó desclasificar la información de inteligencia solicitada por Nisman.

El fiscal Nisman hizo el pedido en su denuncia vinculada a la Causa AMIA y a la firma del Memorándum de Entendimiento entre Argentina e Irán de 2013.

Parrilli recordó que Nisman "había librado oficios a la Secretaría Presidencial requiriendo la desclasificación de la identidad, las acciones, los hechos y circunstancias correspondientes al personal de inteligencia que surge de las intervenciones telefónicas de los abonados" a cuatro número telefónicos detallados en la circular.

El fiscal Alberto Nisman, hallado muerto de un disparo en su apartamento de Buenos Aires, debía declarar la tarde de el lunes 19 de enero ante la Comisión de Legislación Penal del Congreso, sobre las pruebas que le sirvieron para acusar a la presidenta Kirchner y a su canciller Héctor Timerman, entre otros, de encubrir a Irán de sus supuestas responsabilidades en el atentado de hace 20 años en la capital argentina, que dejó 85 muertos y 300 heridos.

Después que concluyó la autopsia del fiscal se prevé que los resultados se den a conocer a lo largo del lunes 19 de enero.

Organizaciones judías en Argentina como la AMIA, DAIA y también el Centro Simon Wiesenthal pidieron esclarecer el hecho.

Israel lamentó la muerte del fiscal, calificado como "valiente jurista", y pidió a Argentina que prosiguiera con la investigación de la causa.

rarl