Doha. Arabia Saudita y sus aliados rompieron relaciones diplomáticas con Qatar, al que acusan de apoyar al terrorismo , abriendo así una grave crisis diplomática en Oriente Medio.

Qatar, un pequeño emirato rico en hidrocarburos, rechazó la decisión injustificada y sin fundamento , y denunció que su objetivo es poner al Estado [de Qatar] bajo tutela y asfixiarlo económicamente.

Esta crisis se produce dos semanas después de una visita a Riad del presidente estadounidense Donald Trump, en la que exhortó a árabes y musulmanes a movilizarse contra el extremismo.

Además de romper sus relaciones diplomáticas con Qatar, Arabia Saudita, Bahrein y Emiratos -a los que se sumó Egipto- tomaron medidas como el cierre de los espacios aéreos y de los accesos terrestres y marítimos. También les prohibieron viajar a Qatar a sus ciudadanos y vetaron la entrada de cataríes a sus territorios.

Como consecuencia de ello, Egipto y seis aerolíneas del golfo Pérsico suspendieron sus vuelos hacia Doha, y la compañía Qatar Airways se verá obligada a alargar sus numerosas rutas hacia Europa y América debido al cierre del espacio aéreo saudí.

Pocos ciudadanos de Qatar viven y trabajan en países vecinos, pero el cierre del único acceso terrestre al emirato, a través de Arabia Saudita, afectará a las importaciones de bienes de consumo, entre ellos los productos alimentarios.

Para intentar tranquilizar a los ciudadanos, el Gobierno dijo tomar todas las medidas necesarias para acabar con los intentos de perjudicar a [su] población y [su] economía .

Tras el anuncio, Yemen, Maldivas y Libia se sumaron a la ruptura de relaciones con Qatar, país rico en petróleo, que será la sede del Mundial de futbol del 2022 y acoge a unos 10,000 soldados estadounidenses en una importante base militar de ese país, calificó que la decisión de sus vecinos árabes se fundamenta en calumnias . También agregó que tomará medidas económicas.

Crisis mayor

Arabia, Emiratos y Bahrein justificaron la ruptura con Qatar por su apoyo al terrorismo , a Al Qaida, al grupo Estado Islámico (EI) y a los Hermanos Musulmanes, cofradía considerada terrorista por Egipto y los países del Golfo.

Riad también acusó a Qatar de apoyar las actividades de grupos terroristas respaldados por Irán en la provincia [saudí] de Qatif donde se concentra su minoría chiita, así como en Bahrein.

El Irán chiita y su gran rival en la región, Arabia Saudita (sunita), mantienen disputas en varios países. Por ejemplo, en Yemen. País que sufre una guerra civil.