El legislador demócrata John Kerry, que preside la comisión de Relaciones Exteriores del Senado, estimó este martes que la crisis Siria era "muy diferente" al caso libio y llamó a Rusia y China a apoyar las iniciativas de la ONU contra el régimen de Bashar al-Asad.

La situación en "Siria es muy diferente" a los acontecimientos que tuvieron lugar en Libia el año pasado y llevó a las fuerzas de la OTAN a atacar al régimen de Muammar Gaddafi, constató John Kerry, en ocasión de la visita del ministro de Relaciones Exteriores israelí, Avigdor Lieberman, al Congreso.

"Es un escenario muy diferente, con actores muy diferentes y perspectivas muy diferentes", agregó el senador por Massachusetts (noreste) y ex candidato a la presidencia en 2004.

Kerry recomendó "un enfoque diferente" (con Siria): " debemos condenar lo que está pasando y trabajar estrechamente con China y Rusia para ver si podemos empujarlos a que cambien de posición".

Moscú y Pekín opusieron su veto el sábado contra una resolución del Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas que condenaba la represión en Siria, donde estos últimos días se multiplicó el número de muertos. Sólo el lunes, los activistas opositores dijeron que habían perecido 69 personas, la mayoría durante los bombardeos en la ciudad rebelde de Homs.

RDS