Washington. La Corte Suprema de Estados Unidos validó un polémico reglamento impulsado por el gobierno de Trump, que penaliza a los inmigrantes legales que reciben ayudas sociales a la hora de optar a una residencia permanente, levantando un bloqueo judicial que impedía su aplicación.

Trump dijo en agosto del 2019 que “para proteger los beneficios de los estadounidenses, los inmigrantes deben ser financieramente autosuficientes”.

La regla emitida por el Departamento de Seguridad Interior (DHS) amplía los criterios de lo que se conoce como “carga pública” y penaliza el uso de subsidios habitacionales, bonos de alimentación y acceso a servicios de salud a la hora de presentar una solicitud para tener una residencia permanente, conocida como green card.

El endurecimiento de las reglas sobre las “cargas para la sociedad” comenzó en el 2018, como parte del plan de Trump para frenar la inmigración.

Con esta regla los oficiales de inmigración tienen más facilidades para negar la entrada u otorgar un determinado estatus migratorio a personas que dependan de ayudas públicas.

“Obviamente estamos felices de que la Corte Suprema se pronunció de la forma en que lo hizo”, dijo el subsecretario interino del DHS, Ken Cuccinelli.

“Espero que algunos de estos jueces activistas de distrito entiendan el mensaje que su trabajo es la ley y no sus preferencias políticas, si quieren hacer eso, que se presenten al Congreso”, agregó.