Río de Janeiro. La corte Suprema de Justicia de Brasil le concedió una victoria al expresidente Luiz Inácio Lula da Silva el jueves, cuando decidió no devolver a un juez una investigación por corrupción en contra del mandatario. Lula había acusado al juez de parcialidad por enfocarse en su contra injustamente.

En una decisión de ocho votos a favor y dos en contra, la corte, el más alto tribunal de justicia del país, le quitó la competencia del caso Lula al juez Sergio Moro, que lidera una investigación de un entramado de corrupción de sobornos a cambio de contratos en la estatal petrolera Petrobras.

Moro, juez de la provincia de Curitiba, se ha vuelto una figura importante del aparato judicial brasileño en los últimos dos años, mientras adelantaba la investigación en la que han sido involucrados acaudalados hombres de negocios y prominentes figuras del espectro político brasileño.

El juez fue acusado de no actuar imparcialmente, a principios del mes, cuando ordenó detener temporalmente y conducir a Silva para que se le tomara declaración en un interrogatorio como parte de la investigación de Petrobras.

Según la ley brasileña, sólo la Corte Suprema puede autorizar una investigación penal en contra de un ministro del gabinete o de un congresista y sólo dicho tribunal puede ordenar su detención.

Hombre amenaza a jueza

Un individuo en Brasil irrumpió en la oficina de una jueza, la mantuvo contra el suelo, le roció un líquido inflamable y amenazó con prenderle fuego si ella no lo declaraba inocente de haber golpeado a su esposa, dijeron las autoridades.

Alfredo José dos Santos agredió a la jueza Tatiane Moreira Lima, que se ocupa de casos de violencia familiar, según la policía.

El hombre roció a la jueza con un líquido inflamable y amenazó con prenderle fuego mediante un encendedor. La policía no precisó el tipo de líquido utilizado.

Después de unos 20 minutos, la policía sometió a Dos Santos y liberó a la jueza.