Funcionarios de Inteligencia estadounidense revelaron que Corea del Norte no tiene la intención de entregar por completo su arsenal nuclear; en cambio, está considerando ocultar instalaciones secretas y también armamento.

Las evidencias en manos de los funcionarios de Inteligencia fueron obtenidas después de que se llevara a cabo la famosa cumbre entre Trump y Kim Jong-un, del 12 de junio en Singapur, y demuestran las intenciones de engañar a Estados Unidos sobre el número de ojivas nucleares que tiene Corea del Norte y encubrir la existencia de instalaciones donde se fabrica material para producir bombas nucleares, dijeron los oficiales.

La información de inteligencia contrasta con las optimistas palabras del presidente Trump cuando ha llegado a tuitear: “Ya no existe amenaza nuclear” por parte de Corea del Norte y calificó como “gran éxito” el diálogo con Pyongyang.

Funcionarios de Inteligencia y expertos sobre Corea del Norte han sido más cautelosos que el presidente al dudar sobre las verdaderas intenciones que tiene el dictador sobre una de las áreas estratégicas de persuasión que tiene Kim Jong-un.

Fueron cuatro funcionarios de Inteligencia los que han manifestado la verdadera intención del presidente de Corea del Norte. El pasado viernes NBC News reveló la información.

Algunos funcionarios de inteligencia de Estados Unidos creen que el número de ojivas nucleares en manos de Corea del Norte podría ser de 65, según informó el año pasado el diario The Washington Post, una cifra no reconocida por Pyongyang.

La única instalación de enriquecimiento de uranio que reconoce Corea del Norte se encuentra en Yongbyon, a 96 kilómetros al norte de la capital, Pyongyang. En esas instalaciones se han producido un par de docenas de ojivas nucleares.

Se sabe que los norcoreanos han operado en un sitio secreto donde también han enriquecido uranio, el lugar es conocido como Kangson, y fue revelado el año pasado por The Washington Post.

En los últimos años, Estados Unidos, a través de imágenes y hackeo informático, ha mejorado la recolección de información de inteligencia de Corea del Norte.

The Washington Post intentó realizar una consulta a la oficina del director de Inteligencia Nacional; sin embargo, no obtuvo respuesta.

El experto en Corea del Norte David Albright dijo que las revelaciones llegan en un momento en el que “existe la preocupación de que Trump pueda suavizarse al aceptar que sólo existe la instalación de Yongbyon”.