Washington. El departamento de Estado ordenó a todos sus empleados, a quienes les otorgó licencia por el cierre parcial de gobierno, a que regresen a sus puestos de trabajo.

El área diplomática reveló que ha conseguido el dinero para pagar los salarios, al menos de manera temporal. Lo hizo 26 días después de que iniciara el cierre parcial, provocado por la negativa de Trump a aprobar la financiación de una serie de departamentos en represalia por la negativa de los demócratas, que controlan la Cámara Baja del Congreso, a aprobar sus planes para la construcción del muro.

La medida, anunciada por el vicesecretario de Estado, John Sullivan, afecta a unos 8,000 trabajadores, que deberán reincorporarse entre el próximo domingo y lunes.

El Senador demócrata Robert Menendez cuestionó la decisión del Departamento de Estado por la poca claridad del financiamiento que liberará el gobierno de Trump.

Sobre la participación del propio Trump y de una delegación de su país en el Foro Económico Mundial en Davos, Suiza, Sarah Sanders explicó la razón de la cancelación: “Por respeto a los 800,000 grandes trabajadores estadounidenses que no están recibiendo un salario y para asegurar que su equipo pueda ayudar en lo necesario, el presidente Trump ha cancelado el viaje de su delegación”.

Miles de empleados están regresando a trabajar sin sueldo para tratar de aminorar los efectos que está produciendo el cierre parcial del gobierno de Trump. Hoy: día 27.