Ciudad de México. El gobierno de Nicolás Maduro y algunos “opositores” se reunieron en meses pasados para preparar una estrategia común de cara a las próximas elecciones según un documento revelado por el periodista venezolano asentado en Colombia, Federico Black.

El documento fue elaborado por el órgano chavista Partido Socialista Unido de Venezuela (PSUV), y narra la ejecución del “Plan de Aliados Estratégicos” en tres estados que los chavistas consideran “sensibles” por su posible derrota bajo la hipótesis de que las elecciones regionales del próximo mes de noviembre fueran democráticas. Las reuniones fueron llevadas a cabo durante abril y mayo pasados y sostenidas, de parte del gobierno de Maduro por el “Equipo Táctico Especial” del “Comando Aristóbulo Istúriz”.

En sus redes sociales, Federico Black escribe el objetivo de las reuniones entre el equipo de Maduro con “opositores”: “Documento confidencial del PSUV da cuenta de alianza con candidatos “opositores” en estados clave, esto, para afectar y dividir votos no alineados con el chavismo en las elecciones de noviembre”.

Los tres estados “sensibles” son: Anzoátegui, Miranda y Táchira. En el primero de ellos, el documento menciona el nombre de Antonio María Barreto Siria, actual gobernador, y el de Carlos Andrés Michelangeli como opositores aliados al chavismo. Este último es actualmente diputado de la Asamblea Nacional y pertenece al partido Primero Justicia, cuyo fundador es Hernique Capriles.

Adicionalmente, en la negociación se acordó lanzar al político José Brito con la intención de dividir los votos. Brito pertenece al partido Primero Venezuela.

Miranda, bastión de Capriles

El documento revela que existen negociaciones para llegar a acuerdos en las zonas de Puerto La Cruz, Barcelona y Lecherías con la participación del dirigente Richard Arteaga quien fue recomendado de parte de Brito.

Otra de las preocupaciones del régimen chavista es el estado Miranda, bastión de Henrique Capriles y también por su posición estratégica nacional y la composición de sus 21 municipios de los cuales cinco forman el área metropolitana de Caracas. Los militantes del PSUV dejan plasmado “el riesgo” que corren en caso de participar el dirigente Carlos Ocariz.

Para neutralizarlo, se habla de un supuesto “acuerdo global” para apoyar a David Uzcátegui, un político que perteneció al partido Primero Justicia y se desempeñó como concejal del municipio Baruta entre 2000 y 2013.

Por último, el temor de no conquistar el estado Táchira también lo dejan ver en su documento “clasificado”. Describen a la actual gobernadora Laidy Gómez de estar comprometida con mantener una “colaboración institucional” con el régimen chavista.

Pronto, México será sede de una nueva negociación entre el régimen y la oposición.

geopolitica@eleconomista.mx