La presidenta de Argentina, Cristina Fernández, enfrenta una inesperada crisis después que una protesta salarial de dos fuerzas de seguridad se transformara en conflicto político.

El martes pasado, efectivos de Prefectura (policía naval) y de Gendarmería iniciaron una manifestación en las sedes de esos cuerpos para denunciar rebajas salariales que habían sido aprobadas por decreto.

La protesta fue subiendo de intensidad, por lo que ese mismo día, por la tarde, el gobierno suspendió el decreto, reconoció que la aplicación de la medida había sido desastrosa y destituyó a los jefes de Prefectura y Gendarmería.

Sin embargo, los manifestantes decidieron mantener la movilización y entregaron un pliego petitorio para exigir un salario mínimo de siete mil pesos, equivalente a unos 1,500 dólares, y nuevas prestaciones laborales.

Además, el plantón fue reforzado por efectivos de la Marina y de la Armada, lo que generó aún más tensión porque los argentinos padecen el trauma de haber enfrentado una serie de golpes militares desde 1930 hasta 1976.

Los efectivos tuvieron que aclarar que su demanda era meramente laboral y que no eran golpistas , ya que de ninguna manera pretendía derrocar a la presidenta Fernández.

Pese a la aclaración, en los comentarios de los lectores de los principales diarios argentinos se multiplicaron las voces que, con inusitada violencia, instaban a gendarmes y policías navales que sacaran del gobierno a Fernández.

La víspera, el clima político se había tranquilizado, aunque el plantón de los guardias se mantendrá por lo menos hasta el próximo martes, ya que el secretario de Seguridad, Sergio Berni, anunció que ese día les darán una respuesta.

Este sábado la tensión recrudeció, porque algunos de los voceros de la protesta denunciaron que fueron pasados a disponibilidad , un paso previo a ser despedidos.

"Es una medida para ver si podemos bajar la voz. Pero no vamos a dejar el reclamo de lado, nos prometieron que no iba a haber sanciones, pero no cumplieron, esto es para meternos miedo , dijo un vocero.

MFH