Londres. El primer ministro británico, Boris Johnson, sostuvo la primera conversación telefónica desde que ocupa su nuevo cargo con Leo Varadkar, su homólogo irlandés, en una charla marcada por el desencuentro entre ambos dirigentes sobre las negociaciones del Brexit.

Según un portavoz de Downing Street, Boris Johnson “dejó claro” a Varadkar que “Reino Unido dejará la UE el 31 de octubre, sea como sea”.

Johnson y la facción más euroescéptica del Partido Conservador detestan la cláusula backstop, porque contempla que Reino Unido seguirá de manera indefinida dentro de la unión aduanera hasta que se encuentre una solución alternativa para no instaurar controles en la frontera irlandesa.

Pese a lo anterior, Johnson prometió que su gobierno nunca restablecerá controles físicos en la frontera con Irlanda tras el Brexit, indicó Downing Street en un comunicado. La pregunta es: ¿Cómo lo hará?