El Tribunal Supremo español enjuicia desde hoy a Francesc Homs por los delitos de prevaricación y desobediencia, por organizar la consulta independentista de Cataluña (9-N). Homs afirma que el Gobierno le advirtió que si no hacían rueda de prensa tras la consulta no habría querella.

La Fiscalía pide para el exconsejero jurídico de la Generalitat nueve años de inhabilitación especial para el ejercicio de cargos públicos electivos por organizar la consulta, suspendida por el Tribunal Constitucional (TC). El juicio se celebra después de la vista oral celebrada en el Tribunal Superior de Justicia de Cataluña contra el expresidente Artur Mas y las exconsejeras Joana Ortega e Irene Rigau por los mismos hechos.

Pide a rajoy como testigo

El exconsejero Francesc Homs dijo ante la sala del Tribunal Supremo que le juzga por su responsabilidad en la organización del 9-N que recibió en privado una advertencia del Gobierno en el sentido de que si la Generalitat no organizaba una rueda de prensa por la noche tras la consulta no debían temer acciones judiciales a la contra . Ésta es la razón por la que pidió que se llamara como testigos a este juicio al presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, y al ministro de Justicia, Rafael Catalá.

Además declaró que, tras suspenderse la consulta en septiembre y una vez que se conoció la celebración en la misma fecha del denominado proceso participativo la reacción por parte del Gobierno y de la mayor parte de fuerzas políticas fue de menosprecio, de ridiculización, de considerar que era un acto voluntarista que según dijo el propio Rajoy no tendría consecuencia jurídica alguna.

Lo que se hizo fue canalizar la dignidad del pueblo de Cataluña y ejercer derechos fundamentales de sus ciudadanos y ciudadanas , defendió Homs tras realizar un repaso del conjunto de acuerdos adoptados en el Parlamento que contextualizaron la convocatoria de la consulta.

A lo largo de toda su declaración, Homs insistió en que reconoce todos los hechos expresados en el escrito de la Fiscalía y otros más porque son pura evidencia y ha centrado sus esfuerzos en calificar de poco clara y definida la providencia del TC que suspendió también el denominado proceso participativo el tribunal de garantías ya había prohibido inicialmente en septiembre la celebración de la consulta por la Generalitat . Y señaló, en todo caso, que el Gobierno autonómico nunca pretendió vulnerar la ley.

Todo y nada es lo mismo

Al preguntarle el fiscal si desde el Ejecutivo autonómico hicieron algo tendente a dar cumplimiento a la providencia del TC, Homs respondió que entendieron que dicha resolución no ordenaba nada en concreto dada su poca claridad. El todo y el nada son sinónimos, si lo mandaba todo también mandaba nada , contestó Homs.