El presidente de la autonomía catalana Carles Puigdemont cumple un año al frente del gobierno que fue instaurado con el objetivo de conformar una ruta crítica hacia la independencia.

El periódico La Vanguardia lo entrevistó un día antes de que su antecesor Artur Mas acuda a declarar ante un juez por desobedecer una orden constitucional sobre la consulta que organizó siendo presidente de Cataluña el 9 de noviembre de 2014.

Acompañarán al expresidente Artur Mas alrededor de 20,000 personas para manifestarle su apoyo. La Vanguardia le preguntó a Puigdemont si el juicio a Mas será el inicio de una movilización permanente a lo que el presidente respondió: La movilización comenzó hace cuatro o cinco años. Hace tiempo que la sociedad catalana está permanentemente movilizada en manifestaciones, procesos participativos, elecciones...

Màrius Carol, director de La Vanguardia interrumpe a Puigdemont para comentarle que ya estamos en una cuenta atrás (para la independencia). El presidente catalán asegura: Prefiero decir que el Estado está entrando en un tiempo de descuento. El tiempo se le acaba. Ha tenido tiempo suficiente para entender que hay que hablar de la situación política entre Cataluña y España y no lo ha hecho .

La Unión Europea no ha tenido injerencia sobre los choques permanentes entre el gobierno de Mariano Rajoy con el de Puigdemont. La defensa del referéndum (independentista) no encuentra muchos apoyos en Europa , asegura La Vanguardia: Creo que hay casi unanimidad en que el conflicto entre Cataluña y España se resuelve votando. No habría ningún gobierno europeo que se opusiera a eso. Naturalmente mediante un acuerdo sobre la consulta. La consulta en sí misma no asusta en Europa .

Puigdemont asegura que cuando su gobierno coloque las urnas para votar, lo haremos amparados en todas las garantías legales .

Desde que Rajoy llegó la presidencia española, cinco años atrás, ha mantenido un frío distanciamiento con el gobierno catalán.

Frente al Estatuto que redactó el Parlamento catalán, Rajoy hizo lo posible por boicotearlo. Salió a las calles a reunir apoyo popular para que llevar al Constitucional una queja de que el Estatuto violaba la Constitución. Carol, director de La Vanguardia preguntó a Puigdemont si él cree que una movilización continuada en la calle podría hacer cambiar de opinión al presidente Rajoy , a lo que el mandatario catalán respondió: Me gustaría que cambiase no por presión, sino por convicción .

Sobre la frío y extenso puente que separa a Rajoy y Puigdemont, el presidente autonómico comenta: Yo he tenido conversaciones telefónicas con él y ahora tengo total disponibilidad para que nos veamos, pero la decisión que tome el Gobierno no debe venir de una presión ciudadana, sino por la vía de la política (...) Yo no le pediré que acepte que hablemos obligatoriamente de referéndum, sino de Cataluña y de España. Las relaciones no son buenas... .

El 9 de noviembre del 2014 los catalanes fueron invitados a una consulta sobre la independencia. La Vanguardia le pregunta a Puigdemont si el referéndum próximo será un 9N bis , a lo que el presidente respondió: En este caso no habrá una pregunta múltiple, sino una respuesta clara de sí o no la la independencia. En segundo lugar, lo organizará el Gobierno de la Generalitat. Y tercer, el resultado será vinculante, es decir, que nos comprometemos a aplicarlo .