Pekín.- Un tribunal chino condenó este lunes a muerte a ocho personas por dos "ataques terroristas" en la región de Xinjiang, de mayoría musulmana, indicaron medios oficiales.

Otros cinco acusados fueron condenados a penas de muerte condicionales - que suelen transformarse en cadena perpetua- y cuatro a penas de prisión, indicó la cadena CCTV.

Los ataques tuvieron lugar el 30 de abril en una estación de transporte y el 22 de mayo en una calle comercial, ambos en la ciudad de Urumqi, la capital de Xinjiang, y dejaron en total unos 40 muertos.

El ataque en la estación tuvo lugar cuando el presidente chino Xi Jinping estaba visitando esta región donde con frecuencia hay enfrentamientos por la tensión entre los Han (la etnia mayoritaria en China) y los uigures (musulmanes de lengua turca).

Los asaltantes, que llevaban armas blancas, también usaron explosivos. El balance oficial fue de un muerto y 79 heridos, además de dos atacantes muertos.

El 22 de mayo otro "atentado terrorista" en una calle muy concurrida dejó al menos 39 muertos cuando dos vehículos se abalanzaron hacia la muchedumbre lanzando explosivos.

En el ataque también murieron dos asaltantes y más de 90 personas resultaron heridas, según el balance oficial.

Las condenas anunciadas este lunes confirman la voluntad de Pekín de reprimir con dureza los militantes uigures, considerados "terroristas" o "separatistas".

mac