Moscú. Ayer, el esposo de una destacada líder de la oposición rusa fue condenado por segunda ocasión bajo cargos de fraude y condenado a cinco años en un campo de trabajo. Los activistas en Rusia interpretaron esta sentencia como una advertencia a los manifestantes que se han opuesto a Vladimir Putin.

Alexei Kozlov, el esposo de la activista y periodista Olga Romanova, fue arrestado por primera vez en el 2008 por cargos de fraude relacionados con un socio.

Este tipo de casos son considerados comunes aquí, los empresarios a menudo son acusados de delitos como parte de los esfuerzos para robar sus negocios o sobornarlos.

Kozlov fue declarado culpable y condenado a ocho años de prisión, pero Romanova logró llevar el caso a la Suprema Corte de Justicia, que ordenó su liberación después de estar tres años en Siberia.

En una audiencia el domingo, los fiscales renovaron el caso, lo que llevó a su detención ayer.

Romanova inició su actividad política después de sus batallas en los tribunales, lo que la llevó a tomar un papel de liderazgo en la organización de las recientes manifestaciones. Ayer, declaró a periodistas que Rusia nunca alcanzará la libertad o elecciones limpias sin reforma judicial.

Lyudmila Alekseyeva, líder del Grupo Helsinki de Moscú, expuso: Creo que es una represalia en contra de su esposa por sus actividades en las manifestaciones .