Río de Janeiro. La polarización política que se observa en Brasil a dos días de la elección presidencial se refleja en la posición de exfuncionarios que conocen de cerca los temas ambiental y agrario.

Rubens Ricupero, uno de los más prestigiosos diplomáticos del país, confiesa que votará Fernando Haddad, candidato del Partido de los Trabajadores (PT). Asegura que, de ganar Jair Bolsonaro, llevará a cabo sus amenazas en contra del medio ambiente de Brasil y el mundo. “Brasil se convertirá en paria”. En contrapunto, el agrónomo Xico Graziano, fundador del PSDB, apoya a Bolsonaro porque cree que él reorganizará el Estado.

Uno de los pocos temas en que Ricupero y Graziano coinciden es en el Acuerdo de París.

El embajador asegura que Bolsonaro podría sacar a Brasil del acuerdo climático. “Sería un error cataclísmico”, comenta Ricupero.

Xico Graziano coincide al decir que Bolsonaro “fue mal asesorado en” el tema, un acuerdo que “tiene beneficios para Brasil y para su agroindustria”.

Convertido al movimiento de Bolsonaro en vísperas de la primera vuelta por su sentimiento antipetista, Graziano minimiza las fuertes críticas que realizan los opositores cuando dicen que el candidato es autoritario y conservador.

Sobre la posibilidad de fusionar dos carteras, la de Medio Ambiente con Agricultura, Graziano destaca que no ve la necesidad de hacerlo. “Pueden seguir como están ahora, lo que me parece una estupidez es que ambos ministerios se peleen como lo están haciendo ahora”.

Ricupero, que ya fue ministro de Medio Ambiente, ve señales de debilitamiento del área ambiental debido a que existe mayor tolerancia con la deforestación. Si el país recorre este camino, cree, perderá el último activo internacional que le quedaba, el de potencia ambiental. “No va a resolver ningún problema económico y, por el contrario, dejará a Brasil más pobre y aislado”.

El exembajador recuerda además que Bolsonaro tiene “pésima imagen internacional” por su discurso en relación con derechos humanos, medio ambiente, igualdad de género y tolerancia de la diversidad. “Él entrará (en el gobierno) con rechazo mundial”.

Graziano cree que, “en el momento en que se convierta en presidente”, cambiará su discurso y “va a tratar de ser un líder de la nación”.

¿Militar a Petrobras?

Jair Bolsonaro está considerando un “nombre militar” como nuevo presidente ejecutivo de Petrobras, informó el diario O Estado de S. Paulo.

El jefe del partido de Bolsonaro había dicho anteriormente que si el ultraderechista es elegido presidente, remplazará a los presidentes ejecutivos de varias compañías estatales.

Campaña de miedo a través de WhatsApp

Cabo. Seguidores del ultraderechista Jair Bolsonaro comparten actualmente y de forma masiva imágenes de supermercados vacíos y de represión policial en Caracas, mientras afirman que la “venezolanización” de Brasil será ineludible si Fernando Haddad, del Partido de los Trabajadores (PT), gana las elecciones presidenciales del domingo.

Aunque la advertencia de una “venezolanización”  ya influyó en varias elecciones de la región, nunca antes tuvo tanto peso en Brasil. Las búsquedas de Venezuela en Google alcanzaron en octubre su pico más alto desde el 2004.

“Escenas de holocausto en Venezuela, régimen apoyado por Haddad y por el PT, es eso que ellos quieren implantar aquí”, sostuvo uno de los grupos de seguidores de Bolsonaro en Whatsapp, en referencia a un video donde hombres esqueléticos piden medicinas, con una bandera de Venezuela de fondo.

“Como Cuba antes, con la crisis de los refugiados, se convirtió en una especie de símbolo de la narrativa de los supuestos peligros de un gobierno de izquierda”, evaluó Oliver Stuenkel, profesor de Relaciones Internacionales de la Fundación Getulio Vargas.

A eso se sumó el ingreso de venezolanos a Brasil por el estado de Roraima que aumentó este 2018 hasta un estallido social en agosto, cuando los lugareños atacaron tiendas de campaña de los inmigrantes.

Stuenkel evaluó que fue un error del PT mantener ese apoyo desde el punto de vista electoral, “porque el elector brasileño tiene una imagen muy negativa de Venezuela”. (Con información de Mónica Vallejos / El Cronista)

Elecciones detonan citas con psicólogos

A tres días de las elecciones presidenciales en Brasil, muchos ciudadanos buscan el apoyo de psicoanalistas y psicólogos.

“De mis pacientes, 80%”, expresa un sufrimiento relacionado con la elección, “es muchísimo”, cuenta Admar Horn, integrante la Sociedad Brasileña de Psicoanálisis en Rio de Janeiro.

“Mis pacientes tienen una angustia creciente, porque están ante lo desconocido”, afirmó el psicoanalista, evocando un “ambiente peligroso” e incluso “un miedo terrible de un retorno a un régimen de extrema derecha” como el de la dictadura militar (1964-1985).

En tanto, Antonio Alberto Rito tiene la “agenda llena” con “estos nuevos pacientes que acuden con angustia y mucho miedo” a su consulta de psicología clínica en Rio. “En casi 20 años de clínica, es la primera vez que veo esto”, aseguró. Existe “un clima de polarización, de negación del otro, de ira muy fuerte” en los pacientes de ambos bandos.

Bolsonaro elige a su periodista consentido

El candidato ultraderechista Jair Bolsonaro, que tiene amplia ventaja, exigió en un programa ser entrevistado sólo por el periodista Rogério Mendelski, crítico del Partido de los Trabajadores, cuyo candidato es Fernando Haddad, y que su compañero Juremir Machado quedara por fuera de la entrevista, informó el diario Folha de São Paulo.

Machado lo tomó como censura y decidió renunciar. “¿Podemos decir que el candidato nos censuró?”, preguntó el periodista a su compañero. “No, no diría eso”, respondió Mendelski. “¿Entonces por qué no podemos hacer preguntas? Me sentí humillado y por eso dejo el programa. Fue un placer trabajar aquí 10 años”, dijo Machado.

“Lo siento, no puedo hacer nada. Fue una condición del candidato”, respondió Mendelski.

Bolsonaro criticó a Folha y dijo que es “la gran fuente de la noticia falsa en Brasil”. (Con información de El Observador / RIPE)