Puerto Príncipe.- La ONU y los principales donantes de fondos en Haití, incluido Estados Unidos, exigieron transparencia el viernes sobre los resultados finales de las elecciones legislativas en la isla, luego de acusaciones de fraude contra el partido del presidente saliente René Preval.

La publicación de los resultados definitivos de las elecciones legislativas del 20 de marzo, con cambios en al menos 17 circunscripciones, puso en el tapete una posible manipulación de resultados a favor del partido de Preval, lo que provocó episodios de violencia.

Por eso los cascos azules de la ONU estaban este viernes en alerta máxima.

"Se han constatado nuevos episodios de violencia desde el jueves en zonas rurales. (...) Nuestras tropas fueron desplegadas y estamos en alerta", dijo a la AFP la portavoz Sylvie Van Den Wildenberg.

Según los principales donantes (Brasil, Canadá, España, Estados Unidos, Francia y la Unión Europea), la inversión entre los resultados preliminares y finales en 18 circunscripciones electorales de Haití plantea dudas sobre la legitimidad del proceso electoral en las elecciones legislativas.

Felicitando por su victoria al nuevo presidente haitiano, Michel Martelly, los principales donantes de fondos señalaron, en un comunicado común enviado a la AFP, que "todas estas modificaciones -a excepción de dos de ellas-, favorecen al partido en el poder" Inité, de Preval.

"Los resultados definitivos suscitaron así serias dudas con respecto a la transparencia y la legitimidad del proceso que culminó en la publicación" del conteo, denunció el texto de la ONU y de los principales donantes.

El jueves, Martelly pidió una investigación independiente sobre al menos 17 circunscripciones electorales legislativas de la isla, cuyos resultados definitivos, publicados el miércoles, contradicen a los preliminares, divulgados semanas atrás.

Ese mismo día, diplomáticos denunciaron la interferencia de Inité para modificar el conteo de los votos con el fin de asegurarse una mayoría en el Parlamento y "mantener bajo control" a Martelly, recién llegado a la escena política del país caribeño.

"Lanzamos un llamamiento a todos los actores políticos y a sus partidarios para que guarden la calma y utilicen vías pacíficas para resolver la situación", concluyó el comunicado de los principales donantes.

Por otro lado, Estados Unidos expresó su inquietud este viernes por las acusaciones de fraude en las elecciones legislativas de Haití y pidió a las autoridades que expliquen el cambio de resultados registrado en 18 circunscripciones, indicó el departamento de Estado en un comunicado.

"Después de revisar los resultados y los materiales provistos por el Consejo Electoral Provisional (CEP), las Naciones Unidas y observadores internacionales, no tenemos ninguna explicación para los cambios de los resultados finales en 18 circunscripciones, que a excepción de dos casos beneficiaron al partido oficial", declaró el departamento de Estado.

"Estados Unidos llama al gobierno de Haití y al CEP a brindar una explicación pública y profunda" sobre estos cambios, agregó.

Sin una explicación pública y sin una investigación por parte de los observadores, "la legitimidad de las bancas de estos candidatos está en cuestión".

Martelly ganó la presidencia con 67,5% de los votos. El partido Inité (Unidad en creole), de Preval, obtuvo 46 bancas de 99 en la Cámara de Diputados, y alcanzó la mayoría en el Senado con 17 lugares de 30.

Con este resultado, Martelly deberá trabajar con un Parlamento de mayoría opositora.

El partido de Inité ya había estado en el punto de mira de los observadores internacionales en la primera ronda de las elecciones presidenciales del 28 de noviembre.

En ese momento, los resultados preliminares dieron la victoria hacia la segunda vuelta al candidato oficialista Jude Célestin, quien debía enfrentarse a la candidata Mirlande Manigat.

Luego se descubrieron fraudes masivos, lo que provocó una ola de violentas manifestaciones y la reacción de la comunidad internacional que presionó para esclarecer la situación. Finalmente, un nuevo conteo de la CEP dio la victoria a Martelly para la segunda vuelta y dejó afuera a Célestin.

Martelly tiene la enorme tarea de gestionar adecuadamente los recursos prometidos por los países para la reconstrucción de la nación más pobre de América, devastada por el terremoto de enero de 2010 que dejó 220.000 muertos y 1,5 millones sin hogar.