Un gran jurado federal de Nueva York enjuició ayer a una funcionaria consular de India por los cargos de fraude con una visa y hacer declaraciones falsas en relación con el empleo de un trabajador doméstico que llevó a Estados Unidos desde India.

Pero el estado del caso, que ha lanzado en picada las relaciones entre EU e India, fue puesto en duda por las declaraciones contradictorias del fiscal Preet Bharara, quien expuso ante la corte que la diplomática había salido de Estados Unidos apenas unas horas antes en virtud de un concesión de la inmunidad diplomática, y las de su abogado, Daniel N. Arshack, quien dijo que estaba en su casa en Nueva York con sus hijos .

El proceso acusa a Devyani Khobragade, de 39 años, cónsul adjunta general de India en Nueva York, de dos cargos de fraude en una visa y declaraciones falsas, bajo el argumento de que ella trató de eludir los requisitos salariales de Estados Unidos, al presentar a las autoridades de visado un contrato falsificado para su empleada doméstica.

La acusación se produjo un día después de que la jueza, Sarah Netburn, del Distrito Sur de Nueva York, rechazara la petición de Khobragade de ampliar el plazo, impuesto originalmente el 13 de enero, en el que los fiscales tenían que procesarla. Khobragade esperaba que las negociaciones entre el Departamento de Estado y el gobierno de India resultaran en que se desecharan los cargos.

Bharara se había opuesto a extender el plazo, lo que llevó al abogado de Khobragade a acusarlo de actuar con mala fe.

India ha insistido en que Khobragade tenía inmunidad frente a toda acción legal en EU, protestó por el cateo y breve encarcelamiento a los que se le sometió en el momento de su detención y exigió que los cargos fueran retirados. El Departamento de Estado, el cual había manifestado previamente que el trabajo consular de Khobragade no estaba cubierto por la inmunidad diplomática, no hizo ningún comentario inmediato.