Necoclí. A medida que el gobierno colombiano se acerca a un acuerdo de paz para poner fin a su conflicto de 50 años con la guerrilla de las FARC, se intensifica otra guerra en la selva colombiana a lo largo de la costa del Caribe, por la fortaleza de una oscura organización narcotraficante conocida como Clan Úsuga.

Durante más de un año, EU y entrenados comandos colombianos han salido a cazar en helicópteros Halcón Negro al líder del grupo, Darío Antonio Úsuga, alias Otoniel, en una campaña urgente de capturarlo o matarlo antes de que una tregua con las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC ) sea firmada.

Tanto el gobierno como los traficantes saben que una gran parte del comercio de cocaína y 1,000 millones de dólares de Colombia estarán en juego si las FARC cuya rebelión se ejecutó con ganancias de la droga se niega a la paz, además de que si alguno de sus 7,000 combatientes aguerridos busca un nuevo empleo, el Clan Úsuga estará listo para contratarlos.

No podemos ser ingenuos y pensar que el narcotráfico va a terminar con las FARC , dijo el general Jorge Rodríguez Peralta, comandante de una división de las fuerzas especiales de la policía. Hay demasiado dinero de por medio.

La campaña contra el Clan Úsuga, llamada Operación Agamenón, es un signo de que Colombia y Estados Unidos temen que los grupos narcotraficantes se aprovechen del acuerdo de paz para restablecer los cárteles al estilo Pablo Escobar, que socavó tanto al imperio de la ley como a la insurgencia.

Asegurar el apoyo condicional de Estados Unidos para la lucha es un tema que va a estar en la agenda del presidente Juan Manuel Santos, quien tiene previsto visitar la Casa Blanca el próximo jueves, en una visita oficial.

Mientras que el gobierno del presidente Barack Obama anunció que solicitará al Congreso incrementar en el 2017 la asistencia que brinda a Colombia.

Estados Unidos ha destinado durante los últimos 15 años al menos 10,000 millones de dólares a la cooperación antinarcóticos en la nación sudamericana, a través del llamado Plan Colombia. La asignación para Colombia durante el periodo fiscal de octubre del 2015 a septiembre de 2016 es de 310 millones de dólares.

EU dijo que el incremento de los fondos estará destinado a apoyar la pacificación de Colombia una vez que las FARC acuerden deponer las armas, en la seguridad, incluyendo el combate al narcotráfico y el desminado; la expansión de servicios gubernamentales a ciertas áreas y la asistencia para las víctimas del conflicto.