Bogotá. Al menos 10 personas murieron y otras 65 resultaron lesionadas por la explosión de un coche bomba en la academia de policía de la capital colombiana el jueves, informaron las autoridades.

El ministerio de Defensa confirmó que la fuerte explosión fue producto de una “acción terrorista”, la más grave que ha sacudido a la capital colombiana desde que disminuyó la intensidad del conflicto armado por cuenta del pacto de paz con la exguerrilla FARC a finales del 2016.

Reinaba el caos afuera de la Escuela de Policía General Santander, en Bogotá, con ambulancias y helicópteros acudiendo al lugar cuyo acceso suele ser muy controlado.

Testigos dijeron que escucharon una gran explosión que destruyó ventanas en los edificios adyacentes. Fotografías en redes sociales mostraban a un vehículo calcinado rodeado de escombros en el arbolado campus de la academia.

El vehículo detonó tras una ceremonia de ascenso de oficiales y cadetes. Entre los muertos hay un panameño y un ecuatoriano.

Rafael Trujillo dijo que entregaba un paquete de cuidados a su hijo Gerson, quien había ingresado a la escuela hacía dos días, cuando se detuvo en seco por la explosión a una cuadra de la muy fortificada entrada de la escuela.

“Estoy muy triste y preocupado porque no tengo ninguna noticia de mi hijo”, expresó Trujillo afuera de la instalación, en donde agentes habían acordonado el perímetro. “Nos recuerda a épocas muy tristes”.

Rosalba Jiménez, de 62 años y vecina del lugar, estaba abriendo su local de confecciones cuando de repente estallaron los vidrios.

“Estábamos abriendo cuando sentimos una explosión, pero pensamos que era la bomba (estación) de gasolina que queda aquí”, relató.

Aunque las autoridades todavía deben determinar quién está tras el ataque, la atención se centró en los rebeldes del izquierdista Ejército de Liberación Nacional, que han intensificado sus ataques contra policías en Colombia durante un punto muerto de la negociación con el presidente Iván Duque. También pudo haber sido obra de disidentes de las FARC quienes se han opuesto a acuerdo de paz.

Atropella a policías

La víspera del ataque había ingresado un nuevo grupo de aspirantes a oficiales. Otros como Jonathan Oviedo habían retomado sus clases.

“Mi hermano Jonathan, que es cadete, alcanzó a hablar con nosotros y nos dijo que estaba herido, luego pasó al teléfono un teniente y se cortó la comunicación. En dos años que lleva en la policía, nunca había enfrentado una situación así”, comentó Carol Oviedo.

Triste amanecer en Colombia.

Condena internacional tras atentado

Washington. Las organizaciones de los Estados Americanos (OEA) y de las Naciones Unidas (ONU) expresaron enérgicas condenas al atentado con coche bomba cometido contra una escuela de policía en Colombia.

En un mensaje en su cuenta de Twitter, el secretario general de la OEA, el uruguayo Luis Almagro, lamentó el atentado en Bogotá y expresó su solidaridad al gobierno y el pueblo colombianos.

“Condeno el atentado explosivo ocurrido en la Escuela de Cadetes Gral. Santander en Bogotá. Debemos unirnos en contra de estas acciones terroristas, y enfrentar la violencia donde sea que ocurra. Mi solidaridad con las víctimas, sus familias, y con el gob. y pueblo colombianos”, escribió Almagro.

El atentado “es un acto criminal absolutamente inaceptable que va en contra de los esfuerzos que viene adelantando el país en su rechazo a la violencia y en el trabajo presente de diferentes sectores en pro de un futuro más próspero y pacífico”, indicó la Oficina de la ONU en Colombia.

En tanto, la organización defensora de los derechos humanos Human Rights Watch (HRW) también expresó su rechazo.

“Mi enorme repudio a los responsables de este atroz crimen y mi solidaridad con los familiares de las víctimas. @FiscaliaCol debe llevar a los responsables ante la justicia”, señaló en su cuenta de Twitter el director para las Américas de HRW, José Miguel Vivanco.

Por su parte, el gobierno de México expresó su solidaridad con el gobierno de Colombia por la explosión de un coche bomba, ocurrida esta mañana en Bogotá. A través de la Secretaría de Relaciones Exteriores (SRE) lamentó los hechos y se sumó a las muestras de solidaridad para familiares y amigos de las víctimas.

En la región también hubo reacciones de los mandatarios de Bolivia, Evo Morales, de Ecuador, Lenin Moreno, y de Perú, Martín Vizcarra. (Con información de Notimex)