Londres.- El presidente de Estados Unidos, Barack Obama, y el primer ministro británico, David Cameron, dijeron el martes que comparten las mismas metas de crecimiento y reformas para las economías de sus países, aunque estén llevando adelante políticas contrastantes.

"Somos dos países distintos, pero nuestra meta debe ser la misma: crecimiento fuerte y estable, menor déficit y la reforma de nuestros sistemas financieros para que nunca vuelvan a estar abiertos a los abusos del pasado", escribieron los líderes en un artículo en el diario Times.

Obama arribó a Gran Bretaña a última hora del lunes y esta semana viajará con Cameron a Deauville, Francia, para las conversaciones del grupo de las ocho economías más desarrolladas sobre la restauración del crecimiento económico global.

Cameron está presionando para implementar duras medidas de austeridad para luchar contra el gran déficit presupuestario, algo que Obama trata de evitar en medio de la dura batalla por el presupuesto con el Congreso de su país.

En tanto, los líderes prometieron mantener la presión sobre el líder libio Muammar Gaddafi hasta que se hayan cumplido completamente las resoluciones de Naciones Unidas.

Obama y Cameron señalaron en el Times que no se quedarían mirando mientras las aspiraciones de los manifestantes libios son aplastadas con una "lluvia de bombas, balas y fuego de mortero".

"Hemos degradado su máquina de guerra e impedido una catástrofe humanitaria", destacaron.

Países de la OTAN, liderados por Gran Bretaña, Francia y Estados Unidos, impusieron una zona de exclusión aérea autorizada por la ONU sobre Libia, dañando seriamente a las fuerzas de Gaddafi, quien busca aplastar una revuelta contra su Gobierno de más de cuatro décadas.

ADELANTA VISITA A GB

El presidente estadounidense llegó la noche del lunes a Londres, un día antes de lo programado a causa de las cenizas volcánicas que se esparcen sobre la región.

El avión del presidente aterrizó en el aeropuerto londinense de Stansted hacia las 21H15 GMT, según fotógrafo de la AFP presente en la nave.

Obama debía dormir este lunes en Irlanda, pero pasará su primera noche no programada en Londres en la residencia del embajador estadounidense.

Luego será huésped de la corona británica.

apr