Corea del Sur dio a conocer nuevos misiles de crucero ayer, con los que afirmó que podría alcanzar cualquier objetivo en Corea del Norte y advirtió a Pyongyang que de inmediato tomaría represalias contra cualquier provocación.

El anuncio se produjo tras el fallido lanzamiento de un cohete norcoreano la semana pasada, el que Washington, Seúl y otros afirman se trató de una tapadera para probar a largo plazo la tecnología de los misiles. Pyongyang, que dijo que el cohete estaba destinado a poner un satélite en órbita, el domingo presentó un nuevo misil durante un desfile militar.

Los nuevos misiles las dos Coreas, junto con la retórica cada vez más hostil de Pyongyang contra a Seúl, se desarrollan en medio de los temores de que Corea del Norte podría realizar una prueba nuclear, algo que hizo después de haber lanzado otros cohetes en el 2006 y el 2009. Funcionarios de inteligencia de Corea del Sur han anunciado que imágenes satelitales recientes muestran que Corea del Norte cava un nuevo túnel que parece ser la preparación para una tercera prueba nuclear en el mismo lugar de las dos anteriores.

Por otra parte, funcionarios espaciales de Corea del Norte manifestaron ayer en un comunicado que han descubierto la causa de la falla del cohete y seguirán adelante con su programa de desarrollo espacial. Dicho informe no describió la causa de la falla.

Las relaciones entre las dos Coreas han sido profundamente distanciadas desde que el conservador presidente surcoreano, Lee Myung-bak, asumió el cargo en el 2008 e implemento una política de línea dura que puso fin a los envíos de ayuda incondicional hacia el Norte.