Michael Cohen, el ex abogado personal del presidente Trump, no declarará ante el Congreso el mes próximo, dijo uno de sus abogados, lo que podría anular, al menos temporalmente, las esperanzas de una audiencia pública en la que el exabogado de Trump ventile la ropa sucia del presidente.

“Debido a las amenazas continuas contra su familia por parte del presidente Trump y el señor Giuliani, las últimas este mismo fin de semana, así como por la continua cooperación del señor Cohen con las investigaciones en curso, por consejo legal, la aparición del señor Cohen se pospondrá a una fecha posterior”, dijo el abogado de Cohen, Lanny Davis.

Cohen, quien involucró directamente a Trump en los pagos en plena campaña del 2016 a dos mujeres a cambio de su silencio sobre presuntas aventuras extramaritales, anunció el 10 de enero su intención de declarar voluntariamente para dar un testimonio “completo y creíble” de su trabajo para el ahora presidente.

Además, está considerado como uno de los hombres que más información tiene de los negocios y la vida privada de Trump, por haber trabajado tanto tiempo a su lado. Cohen también estuvo en el círculo íntimo de Trump en momentos que están bajo investigación del fiscal especial que investiga la trama rusa.

“El el señor Cohen tuvo que poner a su familia y su seguridad en primer lugar”, dijo Davis.

Cohen ya se había declarado culpable en agosto del 2018 en una Corte en Nueva York por cargos vinculados a evasión de impuestos y fraudes bancarios en sus finanzas personales. Desde su declaración, Cohen ha estado colaborando con el fiscal especial, Robert Mueller.