Hillary Clinton arremetió contra Donald Trump el miércoles, al aferrase a la controversia en torno a la ya desaparecida Universidad Trump, argumentando que el magnate de bienes raíces está tratando de defraudar al país.

Sus propios empleados declararon que la Universidad Trump (...) era un esquema fraudulento con el cual Donald Trump se enriqueció a costa de la gente trabajadora , dijo Clinton. Ésta es una prueba más de que el propio Donald Trump es un fraude .

Él está tratando de estafar a Estados Unidos de la misma forma en que estafó a todas aquellas personas en la Universidad Trump , agregó.

Clinton dio a conocer su nueva línea de ataque contra la estafa de Trump mientras hacía campaña en Newark, Nueva Jersey.

Este último ataque de Clinton le da fuerza a su campaña para hacerle frente al empresario y probable candidato republicano.

Documentos recién publicados revelan que la Universidad Trump, una de las iniciativas del precandidato republicano Donald Trump, aplicaba estrategias para hacer que la gente se registre en clases aun cuando no podían pagarlas.

Fuentes de la campaña de Clinton revelaron que su estrategia incluirá pintar a Trump como un millonario egocéntrico e insensible que hace muchas promesas pero que sólo está interesado en hacer más dinero. Como parte de esa estrategia, Clinton ha criticado duramente a Trump por comentarios en que pareció aplaudir el colapso del mercado de vivienda estadounidense, y por no cumplir su promesa de donar fondos a veteranos militares hasta que la prensa lo presionó sobre el tema.

La Universidad Trump ya es objeto de dos demandas una en San Diego y otra en Nueva York que acusan al empresario de engañar a los estudiantes con promesas huecas de enseñarles los secretos del éxito en el mercado de bienes raíces. Se dice que las clases dictadas en la Universidad de Trump eran poco más que comerciales en que se presionaba a la gente a comprar más y más, sin beneficio alguno al final.

Trump ha insistido en que los alumnos estaban satisfechos con las clases, lo que fue repetido por sus abogados cuando los nuevos documentos fueron revelados el martes. El viernes pasado, un juez del caso, que ha sido objeto de burlas e insultos por parte de Trump, favoreció el argumento de los abogados del Washington Post de que el público tenía derecho a saber lo que estaba en esos documentos.