Barcelona. La dirección nacional de Ciudadanos ha decidido romper con la plataforma de Manuel Valls en el Ayuntamiento de Barcelona tras el apoyo a Ada Colau para que sea alcaldesa y ha separado a los tres concejales en el consistorio.

Así lo anunció Inés Arrimadas, vocera de la Ejecutiva de Albert Rivera, quien aseguró que apoyar a Colau es como apoyar al candidato de ERC Ernest Maragall.

Arrimadas se refirió a que el secretario general de Ciudadanos, José Manuel Villegas, ya ha llamado a Valls para anunciarle que tendrán “grupos diferenciados” en el Consistorio de la ciudad Condal, después de que en las locales de mayo se presentaban juntos bajo la denominación Barcelona pel Canvi-Ciutadans.

La vocera del partido de Rivera declaró que su formación ha decidido romper con Valls al valorar que entre Colau y Ernest Maragall hay “muy poca” diferencia, por lo que era mejor que la formación naranja tuviera “voz propia” en el Ayuntamiento de la capital catalana.

Añadió que prueba del argumento de Ciudadanos es que la “primera decisión” de Colau tras revalidar como alcaldesa es volver a colocar en la fachada del Consistorio el lazo amarillo en apoyo a los dirigentes independentistas encausados en el sumario del procés.

Asimismo, Arrimadas se refirió a que la formación naranja seguirá siendo la “voz del constitucionalismo” en Cataluña, en referencia a que esta posición es la que les hizo convertirse en la fuerza más votada en las últimas elecciones autonómicas.

Ciudadanos hizo alianza con el partido ultraderechista Vox, en las recientes elecciones municipales. Decisión que fue criticada por el que fuera primer ministro francés, Manuel Valls.

Desde Francia, el presidente Emmanuel Macron también reaccionó de manera negativa frente a la decisión de Ciudadanos, un partido que nació en la social democracia.