A Donald Trump le pareció muy extraño que el informe de inteligencia sobre hackeo ruso lo vaya a recibir hasta el viernes y no antes como él, inclusive, había adelantado.

Lo comunicó a través de un tuit, y su contenido es la reciente señal escéptica sobre el tema de la supuesta intromisión rusa en las campañas electorales pasadas.

Para reforzar su ironía, Trump hizo referencia a las palabras de Julian Assange relativas a que un niño de 14 años podría haber hackeado el correo electrónico de John Podesta, el director de campaña de Hillary Clinton. Fue la web de Assange, Wikileaks, que hizo público el contenido de los correos de Podesta.

El fin de semana pasado, en su casa de descanso de Mar-a-Lago en Florida, Trump marginó el interés del hackeo ruso al decir que es tiempo de hacer cosas grandes y mejores para Estados Unidos ; sin embargo, indicó que estaría dispuesto a escuchar en una sesión al área de inteligencia para que le informaran sobre el tema.

Un funcionario de una agencia de Inteligencia dijo que es el viernes y no el pasado martes, cuando está agendada una reunión entre Trump y las cabezas de las agencias de Inteligencia. Agregó que el martes le entregaron un informe cuyo contenido es un análisis exhaustivo sobre el hackeo ruso, y que quizá ese fue el motivo de su confusión. Se habla de que habrá una versión desclasificada que se hará pública antes del 20 de enero.

El escepticismo de DonaldTrump fue criticado por demócratas, como el senador Mark Warner, por no respetar a nuestros profesionales de Inteligencia .