El balance de vidas perdidas por el sismo de magnitud 6.7 del pasado viernes en la oriental provincia turca de Elazin subió este domingo a 38 personas, según un nuevo balance.

El ministro del Interior, Suleyman Soylu, detalló que los rescatados habían quedado atrapados en la zona del sismo por los escombros de varias casas y edificios. Además, precisó que hasta las primeras horas de este domingo habían sido registradas 678 réplicas del movimiento telúrico.

Entre las personas rescatadas se ha convertido en ícono de la tragedia el caso de una madre y su hija, que fueron sacadas de entre las ruinas 24 horas después del sismo, indicó un despacho de la agencia Anadolu.

La policía turca encontró entre los escombros a la hija, una niña de dos años y medio de edad, y luego de cuatro horas más de esfuerzos llegaron hasta la madre, Ayse Yildiz.

En tanto, cifras aún provisionales marcan que el número de heridos llega a más de 1,600, mientras las labores de búsqueda y rescate concentran los esfuerzos de unos 3,700 rescatistas apoyados por 554 vehículos, tres drones, un helicóptero y 17 perros.

Tras la revisión de 1,323 edificios, se determinó que más de 1,000 fueron dañados en distintos grados, añadió Anadolu.