Dublín.- El espacio aéreo sobre Escocia e Irlanda del Norte se cerrará desde las primeras horas del miércoles debido a la ceniza volcánica que obligó a cerrar el martes los aeropuertos de Irlanda y que amenaza la frecuencia de viajes durante el verano.

La autoridad de aviación británica dijo que los aeropuertos en el noroeste de Inglaterra y el norte de Gales también podían verse afectados por la ceniza de un volcán de Islandia que causó caos en el tráfico aéreo europeo el mes pasado.

Los pronósticos mostraban que la concentración de ceniza en la atmósfera excedía los niveles recomendados para la seguridad, indicó.

" La situación es muy dinámica, así que los pasajeros que esperan viajar desde los aeropuertos impactados deberían contactar a sus aerolíneas para verificar si su vuelo está operando", dijo la Autoridad de Aviación Civil en su página en internet.

El espacio aéreo sobre Escocia e Irlanda del Norte estará cerrado desde las 0600 GMT y también está previsto que los aeropuertos en ambas regiones cierren. se espera una nueva actualización alrededor de la medianoche del martes.

Los aeropuertos en Irlanda y partes de Gran Bretaña estuvieron cerrados por varias horas el martes.

La más reciente interrupción fue casada por la ceniza que avanzaba desde el mismo volcán en Islandia que desató el caos para 10 millones de viajeros aéreos el mes pasado.

La Autoridad de Aviación Irlandesa (IAA, por su sigla en inglés) cerró aeropuertos desde las 0600 GMT hasta las 1200 GMT debido al riesgo de que las cenizas volcánicas entren a los motores de los aviones, aunque los vuelos que pasan por Irlanda desde Gran Bretaña y Europa continental no fueron detenidos.

Esta fue la primera prueba de un sistema europeo de cierres progresivos, incluyendo zonas aéreas de exclusión parcial, introducido luego de que la nube de cenizas volcánicas provocara una prohibición general que fue criticada por aerolíneas, que se vieron forzadas a cancelar miles de vuelos en abril.

Los ministros europeos de transporte acordaron fijar los límites de seguridad para volar a través de la ceniza, que podría detener los motores de aviones, y para unificar el espacio aéreo europeo.

La agencia de control de tráfico aéreo Eurocontrol dijo que el cierre de seis horas resultó en la cancelación de 150 vuelos, pero esos viajes volvieron posteriormente a la normalidad.

La IAA señaló que vientos del norte que se esperan para los próximos días podrían trasladar mayores nubes de cenizas desde el volcán islandés en erupción y provocar una interrupción en los viajes esta semana.

"Podríamos enfrentarnos con esto periódicamente durante el verano", dijo el director ejecutivo de la IAA, Eamonn Brennan. "Probablemente enfrentamos un verano de incertidumbre debido a esta nube de ceniza", agregó.

Gran parte del tráfico aéreo europeo se suspendió el mes pasado debido a la expansión de la ceniza de un volcán en erupción bajo el glaciar Eyjafjallajokull en Islandia. Unos 100.000 vuelos fueron cancelados y millones de pasajeros estuvieron varados.

APR