Washington.- Cientos de miles de residentes de Estados Unidos continuaban hoy sin servicio eléctrico, luego de una racha de tormentas eléctricas y fuertes vientos complicadas por una ola de calor sin precedentes en el país.

Los estados de Virginia del Oeste, Virginia, Maryland, así como el Distrito de Columbia seguían este domingo en estado de emergencia, en medio de ofertas del gobierno federal de apoyar las tareas estatales para regresar a la normalidad.

Unos 300 elementos de la Guardia Nacional fueron activados en el estado de Virginia en respaldo a la limpieza de escombros, conforme cuadrillas de trabajadores eléctricos buscaban restablecer la energía en cientos de miles de hogares.

Miles de familias decidieron guarecerse de las altas temperaturas en centros comerciales y bibliotecas durante el fin de semana, toda vez que la interrupción del servicio eléctrico inhabilitó el aire acondicionado residencial.

Las tormentas eléctricas y vientos de más de 120 kilómetros por hora afectaron los estados de Maryland, Kentucky, Ohio, Virginia, Virginia del Oeste, Pensilvania, Tennessee, Nueva Jersey y el Distrito de Columbia, dejando un saldo de al menos 12 muertos.

Una ola de calor sin precedentes con temperaturas de más de 40 grados centígrados y altos niveles de humedad en la costa este complicó la situación de los residentes.

El presidente Barack Obama se comunicó con los gobernadores de Ohio, John Kasich, de Maryland, Martin O’Malley y de Virginia del Oeste, Earl Ray Tomblin, para ofrecer sus condolencias por las muertes y comprometer el apoyo federal.

Un amplio número de supermercados, gasolineras, restaurantes y otros establecimientos comerciales seguían cerrados este domingo, ante la falta de suministro eléctrico.

Asimismo numerosas vías de circulación continuaban este domingo bloqueadas por ramas de árboles.

El Servicio Meteorológico lanzó desde los últimos días alertas de humedad y recomendó mantenerse en lugares con aire acondicionado, especialmente personas con padecimientos crónicos.

La Administración Federal de Manejo de Emergencias (FEMA) inició contactos con varios de los estados afectados, que incluyeron además a Kentucky, Ohio, Virginia del Oeste, Pensilvania y el Distrito de Columbia, la capital estadunidense.

Se esperaban nuevas temperaturas record en Mississippi y el Valle de Ohio, así como tormentas eléctricas en los Grandes Lagos, en el medio oeste de Estados Unidos.