Nueva York. Estados Unidos no sólo vive una profunda división política: tampoco logra ponerse de acuerdo en lo que significa ser estadounidense. La mayoría cree que el país está perdiendo su identidad.

Una encuesta de The Associated Press-NORC Center for Public Affairs Research (Centro para la Investigación de Asuntos Públicos) indica que los republicanos son mucho más propensos a afirmar que en la identidad estadounidense son esenciales las creencias cristianas y las tradiciones dejadas por los primeros inmigrantes europeos.

Los demócratas, en cambio, son tres veces más propensos a señalar que la historia del país es la mezcla de personas de todo el mundo y su tradición de ofrecer refugio a los perseguidos.

Siete de cada 10 personas, independientemente del partido con el que simpatizan, dicen que el país está perdiendo su identidad.

Son divisiones muy difíciles , expresó Lynele Jones, una contadora de 65 años que vive en Boulder, Colorado. Al igual que muchos demócratas, Jones destacó que los componentes centrales de ser estadounidense son la diversidad y la apertura a los refugiados y otros inmigrantes.

Alrededor de 65% de los demócratas dijo que una mezcla de culturas era muy importante o extremadamente importante para la identidad estadounidense, en comparación con 35% de los republicanos.