Un autobús turístico se estrelló contra un muro de concreto en un túnel de los Alpes suizos matando a 28 personas, la mayoría era niños que regresaban de unas vacaciones de esquiar. Ayer la policía suiza anunció que el vehículo no iba a exceso de velocidad y que todo el mundo llevaba el cinturón de seguridad.

El autobús transportaba a estudiantes de alrededor de 12 años de dos escuelas belgas, cuando se estrelló poco después de las 9 de la noche del martes en una carretera cerca de la sureña ciudad de Sierre, Suiza.

El terrible accidente en el túnel de Géronde dejó la parte delantera del autobús destrozada y a varias personas atrapadas en su interior: 22 niños y seis adultos, incluido el conductor, quienes fallecieron, mientras que otros 24 niños fueron hospitalizados.

Las autoridades aún tratan de averiguar cómo es que un moderno autobús, manejado por un conductor descansado y un túnel seguro se hayan conjugado para provocar tal tragedia.

Un fiscal suizo afirmó que las cámaras de video captaron el momento del accidente en el túnel. Olivier Elsig, fiscal del cantón de Valais, expuso que los niños en el autobús llevaban puestos los cinturones de seguridad, ningún otro vehículo estuvo involucrado en el accidente y éste no ocurrió por exceso de velocidad.

Indicó que los investigadores contemplan tres posibles causas: un problema técnico en el autobús, alguna afección del conductor o un error humano.

Afirmó que el cinturón de seguridad no habría ayudado mucho debido a la gravedad del accidente.

Vamos a examinar todo lo posible para averiguar qué es lo que sucedió , prometió Elsig.

El doctor Jean-Pierre Deslarzes, director médico de los servicios cantonales de rescate, expuso que los rescatistas estaban conmocionados debido a que muchas de las víctimas eran niños.

Encontramos una situación apocalíptica cuando llegamos , comentó Christian Varone, el comandante de la policía de Valais.

El accidente ocurrió en un tramo de túnel donde el límite de velocidad era de 100 kilómetros por hora. Dentro del túnel, el autobús se derrapó, chocó contra una acera y luego contra un muro de concreto en el espacio de una parada de emergencia, anunció la policía.

La policía local expuso que 21 de los muertos eran de Bélgica y siete de Holanda.