Singapur. China defendió este domingo la sangrienta represión en la plaza de Tiananmen, calificándola de “política correcta” en una inusual alusión al acontecimiento pocos días antes del aniversario del aplastamiento de la Primavera de Pekín.

A principios de junio de 1989, la plaza Tiananmen de Pekín fue durante siete semanas el epicentro de manifestaciones inéditas de estudiantes y obreros a favor de la democracia quienes pedían poner fin a la corrupción. La represión del movimiento por parte del ejército dejó centenares de muertos en la madrugada del 4 de junio.

Este periodo de la historia de China sigue siendo tabú 30 años después, pero las escasas veces en que las autoridades evocan el acontecimiento, en especial ante los extranjeros, lo hacen justificando una “decisión correcta”.

El ministro de Defensa chino no ha sido la excepción.

“Ese incidente fue una turbulencia política y el gobierno central tomó medidas para detener las turbulencias, lo cual es una política correcta”, dijo el general Wei Fenghe, en el foro regional de seguridad Diálogo de Shangri-La, en Singapur.

En declaraciones ante ministros de Defensa, militares de alto rango y expertos, el general Wei se preguntó porqué el mundo siempre dice que China “no gestionó el incidente de forma correcta”.

“Estos 30 años demostraron que China vivió grandes cambios”, afirmó, añadiendo que gracias a la acción del gobierno, “China goza de estabilidad y desarrollo”.

En la misma China, gracias a la “gran muralla informática” y a los censores del partido, cualquier referencia a la represión está expurgada de Internet.

El general Wei tomó la palabra un día después que su homólogo estadounidense, Patrick Shanahan, que exhortó a China a que “deje de erosionar la soberanía” de sus vecinos, y advirtió que Estados Unidos invertirá para mantener su supremacía militar en la región.

Twitter ofrece disculpas

Twitter Inc se disculpó por suspender las cuentas críticas con la política del gobierno chino días antes del 30º aniversario de la sangrienta represión de  Tiananmen, tras las protestas de los usuarios.

En una declaración publicada el sábado en el canal de Políticas Públicas de la compañía en la red social, Twitter dijo que “varias cuentas” han sido suspendidas como parte de los esfuerzos encaminados a identificar cuentas que se dedican a la “manipulación de la plataforma”.

“Algunos de ellos habían publicado comentarios sobre China. Estas cuentas no fueron denunciadas en masa por las autoridades chinas, se trató de una actuación rutinaria por nuestra parte”, dijo la compañía.

A veces tales actuaciones “identifican falsos positivos o nosotros cometemos errores”, agregó la empresa. Twitter informó que estaba trabajando para “asegurar que se reparen los errores”.

La declaración de Twitter se publicó tras una fuerte reacción de sus usuarios ante las suspensiones, a la que se sumó el senador estadounidense Marco Rubio, quien en un tuit acusó a la red social de convertirse en “un censor (del gobierno) chino”.