China endureció este domingo las medidas y restricciones para detener la epidemia de neumonía viral que ha causado ya 56 muertos y casi 2,000 contagios, en tanto Estados Unidos y Francia se preparan a evacuar a sus ciudadanos de Wuhan, ciudad foco de la enfermedad puesta en cuarentena.

Esta ciudad de 11 millones de habitantes está de hecho aislada desde el jueves, junto a una gran parte de la provincia de Hubei (centro), de la que es capital.

Esta inédita medida, que afecta a decenas de millones de personas, tiene como objetivo frenar la expansión de la epidemia, que el presidente chino Xi Jinping calificó de "grave" amenaza.

Altos funcionarios sanitarios chinos indicaron este domingo que este nuevo coronavirus "no es tan potente" como el virus del SRAS (Síndrome Respiratorio Agudo Severo), origen de una mortal epidemia en 2002-2003, pero sí más contagioso.

El SRAS provocó 774 muertos en todo el mundo, entre ellos 349 en China continental y 299 en Hong Kong.

Mascarilla obligatoria

Fuera del epicentro del brote, cuatro ciudades —entre ellas Pekín y Shanghái— anunciaron la suspensión de la circulación de los autobuses de larga distancia, una medida que afecta a millones de personas que se desplazan con motivo de las vacaciones del Año Nuevo chino.

Además, la provincia de Guangdong, la más poblada de China, impuso este domingo a sus 110 millones de habitantes la obligación de portar mascarilla. Esta imposición —aplicada también en la provincia de Jiangxi y otras grandes ciudades— ya está vigente en Wuhan.

Casi todas las víctimas mortales fueron registradas en Wuhan o en la provincia de Hubei, pero el domingo el virus se cobró su primera vida en Shanghái, gran metrópoli financiera del este del país.

En Hong Kong, un grupo de manifestantes lanzó cócteles Molotov contra un edificio de viviendas vacío, de reciente construcción, donde iban a ser destinados y colocados en cuarentena los pacientes diagnosticados con el coronavirus.

El patógeno se ha extendido a China y a varios otros países del planeta tan lejanos como Francia, Estados Unidos o Australia.

El Departamento de Estado norteamericano indicó el domingo que contratará vuelos de Wuhan a San Francisco para su personal consular y otros ciudadanos estadounidenses de la ciudad.

Por su parte, el grupo automovilístico francés PSA anunció que repatriará a sus trabajadores residentes en la región de Wuhan y a sus familias.

También están estudiando medidas similares para sus compatriotas en esa región las autoridades de Japón y Corea del Sur.

Miedo en Wuhan

China entró el sábado en el Año de la Rata, pero las conmemoraciones del Año Nuevo fueron mínimas y poco festivas. En las calles de Wuhan no hubo petardos ni dragones, y reinaba este domingo un aire fantasmagórico en muchos de sus barrios.

Los habitantes de la ciudad describen además en los hospitales un caos digno de una "película de horror", con un personal desbordado, pacientes abandonados y una espera angustiante e interminable.

Ante esta situación, la ciudad acaba de iniciar la construcción de dos hospitales de un millar de camas cada uno, que estarán listos en el tiempo récord de menos de dos semanas.

En Wuhan, los altavoces rompen el silencio que parece haberse abatido sobre la urbe para transmitir una serie de mensajes de las autoridades: "No crean en los rumores. No difundan rumores. Si no se sienten bien, vayan a tiempo al hospital".

El número de casos en la ciudad podría aumentar en al menos 1,000 casos más, advirtió el alcalde de Wuhan, Zhou Xianwang, este domingo, basándose en la cantidad actual de pacientes en observación.

De confirmarse esta predicción, el número total de casos con coronavirus aumentaría en un 50% ya que en todo el país 2,000 personas han contraído el patógeno, de las que 56 han muerto, la mayoría personas mayores o con otras enfermedades.

Asimismo informó de que unos cinco millones de personas salieron recientemente de la ciudad por las vacaciones del Año Nuevo, y que el cuerpo médico de la ciudad estaba "muy tenso y cansado".

Otro caso en Estados Unidos

También este domingo China anunció que prohibía de forma temporal el comercio de animales salvajes, pues el nuevo coronavirus supuestamente habría surgido de un mercado donde se vendía este tipo de animales para consumo.

En Estados Unidos, un tercer caso de coronavirus fue confirmado el sábado. Se trata de un hombre que se encuentra en California y que había estado en Wuhan.

Los otros dos casos en territorio estadounidense son los de una sexagenaria que reside en Chicago y viajó a Wuhan entre fines de diciembre y el 13 de enero, así como el de un treintañero del estado de Washington que también estuvo en la ciudad china recientemente, según las autoridades sanitarias.

Los tres primeros casos en Europa fueron registrados en Francia el viernes. Otros contagios confirmados o sospechosos se han detectado en Australia, Japón, Singapur, Malasia, Corea del Sur, Taiwán, Tailandia, Vietnam, Nepal y Canadá.