Más de 13,700 casos confirmados de coronavirus y cerca de 300 personas han muerto en China. La contingencia sanitaria que enfrenta el país asiático, donde se aplican protocolos estrictos para contener y evitar la propagación del virus, ha dejado desabasto, calles vacías y cierre temporal a centros comerciales de China.