Pekín anunció el martes que dejó sin efecto las restricciones de ingreso a China a los extranjeros portadores del virus del sida, en ocasión del inicio el sábado de la Exposición Universal de Shanghai.

El gobierno precisó que, una enmienda a la ley sobre el ingreso de los extranjeros, suprimió la prohibición que afecta a los infectados con el virus y a los enfermos del sida. La ley enmendada fue publicada en la página internet del gobierno.

La prensa oficial china informó que esta decisión se produce la víspera de la apertura de la exposición de Shanghai, que durará seis meses, en donde se espera la visita de 100 millones de personas, de las cuales 4 serían extranjeras.

La ONU felicitó a China por esta decisión. Felicito al presidente Hu Jintao por la decisión de levantar las restricciones concernientes a los portadores del virus VIH , declaró el secretario general de la ONU, Ban Ki-moon en un comunicado.

Para Ban las sanciones y las restricciones sólo traban la política global de la lucha contra el sida en el mundo. Ban Ki-moon invitó a los otros países en donde se aplican estas restricciones a dejarlas sin efecto de urgencia .

Según las estadísticas oficiales, China cuenta unos 740.000 portadores del virus VIH.

La Organización Mundial de la Salud (OMS) se felicitó en Ginebra por la decisión de Pekín. Es un paso significativo en la buena dirección , juzgó el martes en un comunicado la directora general de la organización, la china Margaret Chan.

Esta decisión debería inspirar a otras naciones a cambiar sus leyes y sus políticas aún discriminatorias para aquellos que viven con el virus del VIH , estimó Chan.

Según la OMS más de 50 países imponen aún reglamentaciones restrictivas: Exacerban la marginalidad de los que viven con VIH, en particular los más vulnerables como los trabajadores sexuales, los jóvenes y los hombres que tienen relaciones sexuales con otros hombres, limitando así el acceso a la prevención.