El gobierno chileno activó este viernes una red de emergencia marítima en varios puntos de la costa del país que permitirá prevenir tsunamis como el ocurrido tras el terremoto de 8.8 grados Richter que azotó el centro sur de Chile, el 27 de febrero de 2010.

La red, denominada "Datamar Tsunami" cuenta con 184 dispositivos instalados y conectados entre sí para el intercambio de información en los más de 4,000 km de costa chilena, y cuenta con un sistema que alertará, a través de sirenas, "a todos los lugares donde exista actividad marítima relevante y población significativa", indicó un comunicado del Ministerio de Defensa.

Esta red, en la práctica, permitirá que nunca más se de una situación de desconexión y desinformación respecto a lo que ocurre en la costa", dijo el ministro de Defensa, Andrés Allamand, tras la presentación de la red, que se realizó en la ciudad de Mejillones, unos 1,400 km al norte de Santiago.

Allamand agregó que este sistema de emergencia busca evitar las devastadoras consecuencias del maremoto de febrero de 2010 que dejó un saldo de 156 muertos y 25 desaparecidos tras una fallida alerta de tsunami que afectó a varias localidades del centro sur de Chile.

Ante esto, se mejoraron los protocolos de acción entre la Oficina Nacional de Emergencia (Onemi) y del Servicio Hidrográfico y Oceanográfico de la Armada de Chile, señaladas como las instituciones que no alertaron a tiempo sobre la llegada del maremoto.

Ocho ex funcionarios estatales fueron arraigados bajo acusaciones de homicidio involuntario, en medio de una investigación judicial que busca establecer su responsabilidad por las muertes en el tsunami.

Familiares de 69 víctimas del maremoto demandaron al estado chileno por 120 millones de dólares por la fallida alerta.

El terremoto del 27 febrero de 2010 dejó 523 muertos y 30,000 millones de dólares en pérdidas.

JSO