Caracas. A menos de seis meses del día de las elecciones, el presidente venezolano, Hugo Chávez, difícilmente ha tomado el rumbo de la campaña. En su lugar, ha sido consumido por su lucha contra el cáncer; ha viajado en repetidas ocasiones a Cuba para recibir tratamiento, y prometió públicamente derrotar su enfermedad.

Mientras que el cáncer podría poner fin a las ambiciones presidenciales de muchos políticos, la lucha de Chávez contra la enfermedad se ha convertido, de hecho, en su principal grito de batalla. Su cáncer podría servirle como un activo político si su salud se mantiene hasta la votación de octubre, pero esa es la gran pregunta que se cierne sobre la política venezolana.

Chávez indicó que tiene fe en un milagro , mientras continúa con su los tratamientos de radioterapia en Cuba luego de dos cirugías en las que se extrajeron dos tumores de origen cancerígeno de su área pélvica.

Hasta el momento, lo que parece ser una grave crisis de vida o muerte no ha hecho mella en su apoyo político. Por el contrario, una reciente encuesta mostró a Chávez con una ventaja de 14 puntos porcentuales sobre su rival, el actual gobernador de Miranda, Henrique Capriles.

Chávez ha logrado mantener su apoyo incluso mientras su imagen ha sido la de un Presidente enfermo que constantemente se sube y baja de un avión hacia Cuba para recibir tratamiento. Además de eso, muchos venezolanos lo apoyan pese a 25% de inflación y una de las peores tasas de homicidio en el mundo.