El presidente Hugo Chávez defendió este sábado la reducción de precios en Venezuela, cuya primera oleada empezará el domingo, y afirmó que la medida, rechazada por el sector empresarial, apunta a combatir la "especulación" y la alta inflación en el país.

"Esto es apenas la primera etapa que incluye 19 productos, pero vamos a seguir pasando revista" a todos los precios, dijo Chávez horas antes de partir a Cuba para seguir su tratamiento de radioterapia contra el cáncer.

Los costos de 19 productos básicos, principalmente de higiene personal y limpieza del hogar, bajarán entre 5% y 25% desde el domingo como parte de una ley aprobada por Chávez en 2011 para regular paulatinamente los precios de todos los bienes y servicios en el país, cuya inflación cerró el año pasado en 27,6%, la más alta de América Latina.

"Hay que mirar todo (los precios de bienes y servicios) para ir reduciendo y llevando a cero la especulación, que es uno de los factores que más influye en la inflación" en Venezuela, añadió durante un intervención por todas las radios y televisoras.

El mandatario indicó que desde el domingo, por ejemplo, un detergente de 900 gramos bajará de 24,80 a 18,52 bolívares (-25%) y los pañales medianos de 48 unidades bajarán de 123 a 95,2 bolívares (-23%).

"Esto es un precio justo por supuesto, no les estamos pidiendo (a los empresarios) que pierdan plata (...), pero que tampoco aprovechen para robar a la gente", comentó Chávez, que aprobó la ley en el marco de los poderes legislativos excepcionales de los que dispone desde finales de 2010.

Empresarios y expertos sostienen que la ley reducirá la inversión y agravará el desabastecimiento en el país, donde cíclicamente escasean los productos básicos. Venezuela importa la mayoría de los bienes que consumen sus habitantes.

Por su parte, la superintendenta de Costos y Precios, Karlin Granadillo, explicó que los descuentos se definieron tras realizar un estudio de la estructura de precios que se inició en noviembre y descartó que la medida afecte "el margen de comercialización o utilidad" de las empresas.

"Simplemente lo que se hizo fue excluir gastos que le correspondía asumir al sector productivo" como el impuesto sobre a la renta o los aportes al seguro social porque no "corresponde" que sean trasladados "al consumidor final", señaló.

"Todos los costos y gastos que están relacionados con la producción fueron considerados", añadió.

La nueva ley refuerza otra de 2003 que regula los precios de productos básicos como el arroz y el azúcar.