Caracas.- El presidente venezolano, Hugo Chávez, dijo que estará en Caracas el venidero domingo y que iniciará un tratamiento de radioterapia "en las próximas semanas", tras ser operado en Cuba de una nueva lesión cancerosa que lo obligó a bajar el ritmo a pocos meses de los comicios en los que aspirará a la reelección.

Chávez, quien había asegurado hace meses que había vencido el cáncer, leyó un documento según el cual sus parámetros vitales están normales y se encuentra en "buen estado" y en recuperación después de la tercera cirugía a la que se somete desde que le fue diagnosticada la enfermedad a mitad del 2011.

"Dios mediante, el próximo domingo en la tarde ya estaré en Caracas, en Venezuela, en la patria", dijo al cierre de una reunión desde La Habana que fue grabada y transmitida la noche del domingo por el canal estatal Venezolana de Televisión (VTV).

Rodeado de varios de sus ministros y mientras aprobaba recursos y pasaba revista a proyectos, el mandatario informó que "en las próximas semanas" tiene previsto iniciar la radioterapia que había anticipado que se haría y con la que continuaría el tratamiento iniciado el año pasado.

En el encuentro de más de dos horas, sin embargo no precisó si el tratamiento será realizado en la isla, donde fue operado a finales de febrero, o en Venezuela.

Médicos especialistas coinciden en afirmar que un tratamiento de radioterapia suele causar efectos secundarios que podrían frenar el ímpetu del locuaz mandatario, que ha acostumbrado a los venezolanos a maratónicos discursos e intervenciones diarias en actos públicos.

Una fuente cercana al caso médico del Presidente dijo a Reuters el fin de semana que el Hospital Militar de Caracas está listo y a la espera de su llegada.

Chávez, que apareció por televisión después de varios días de ausencia, se observó enérgico y ataviado con una chaqueta deportiva tricolor, sentado a la cabecera de una mesa alrededor de la cual estaban siete de sus ministros y una de sus hijas, con quienes bromeó, cantó y recordó anécdotas.

"Creo que nosotros estamos en condiciones para iniciar lo que pudiéramos llamar una segunda sobremarcha (...) Ahora con más experiencia, estamos mucho más maduros", agregó Chávez haciendo referencia a su recuperación.

La recaída de Chávez ha sacudido fuertemente la escena política del país sudamericano, que se prepara para unas cruciales elecciones en octubre en las cuales el Presidente aspirará a extender por seis años más sus 13 años de mandato.

REUNION DE AMIGOS

En las dos semanas que lleva en Cuba, Chávez ha mantenido contacto público con Venezuela a través de llamadas telefónicas esporádicas transmitidas por VTV, envío de mensajes mediante su cuenta en Twitter y difusión de fotografías y videos.

Durante su "programa especial", Chávez aprobó la emisión de un bono agrícola por 10,000 millones de bolívares (unos 2.325 millones de dólares) con vencimientos entre 2015 y 2017 y participación del gubernamental Fondo de Desarrollo de la Nación (Fonden) y de la petrolera estatal PDVSA.

El líder socialista aseguró que el encuentro fue una reunión de amigos y no una sesión de trabajo y aprovechó el espacio para subrayar que ganará las elecciones presidenciales.

"Ellos (la oposición) andan desesperados por ahí buscando votos y no van a conseguir más. La revolución va a seguir creciendo en lo electoral", dijo.

Mientras Chávez convalece en Cuba, el joven candidato unitario de la oposición, Henrique Capriles, ha sido acusado de iniciar anticipadamente la campaña electoral, que formalmente arranca en julio, con recorridos por varias zonas del país.

La oposición ha criticado la resistencia de Chávez a delegar sus funciones en un presidente encargado durante sus prolongadas estancias en Cuba, lugar que eligió para someterse a las cirugías y a quimioterapia el año pasado y desde donde ha ejercido actividades de Gobierno.

La más reciente operación del enérgico militar retirado, 57 años, confirmó la recurrencia del cáncer, pero no se han ofrecido más detalles sobre su condición actual o la prognosis de su enfermedad.

El silencio oficial en torno a su salud ha desatado todo tipo de versiones y rumores, luego de que el militar retirado asegurara el año pasado que había vencido la enfermedad.

apr