Las autoridades belgas estiman que los dos detenidos el sábado en el barrio capitalino de Molenbeek y encausados por asesinato y terrorismo, armaron los chalecos explosivos usados en los ataques de París.

Los investigadores encontraron en los domicilios de los detenidos nitrato de amonio, sustancia empleada en la fabricación de explosivos, y municiones calibre 5.56 y 7.62, esta última utilizada en fusiles kalachnikov.

NOTICIA: Ataques en París son una victoria para Assad en Siria

Hamza Attou y Mohamed Amri serían también quienes se desplazaron hasta la capital francesa en la madrugada del viernes para buscar a Salah Abdeslam, hermano de uno de los atacantes suicidas y sospechoso de haber participado del múltiple ataque, informaron este martes los medios belgas.

Ambos admitieron haber recogido a Salah atendiendo a un llamado suyo, pero afirmaron que ignoraban las informaciones sobre los atentados, así como la posible participación de su amigo.

Attou y Amri salieron de Bruselas hacia las 2:00 horas del pasado viernes a bordo de un Volkswagen Golf y encontraron a Abdeslam en el barrio parisino de Barbès, tres horas más tarde.

NOTICIA: El Estado Islámico quiere que rechacen a los refugiados

Afirman que el amigo no llevaba armas y que estaba un poco nervioso , pero no ha hecho más comentarios.

De regreso a Bélgica, el grupo habría encontrado tres puestos de control de la policía francesa, pero como en esos momentos su identidad era desconocida, regresaron sin problemas.

Cuestionados sobre el lugar donde dejaron a Abdeslam, Attou y Amri han dado explicaciones contradictorias, que no han sido reveladas.

erp